volver a ochoymedio.info

Archivo para December, 2010

Lo mejor de la década: 2009

Thursday, December 30, 2010 por Samuel Castro

En menos de 48 horas se acaba este año. Y yo, en medio de fincas familiares y deseos de futuro venturoso en el 2011, corro todo lo que puedo para que Alejandro no gane su desafío y podamos terminar de nombrar las mejores películas de la década antes de la media noche de mañana. El 2009 fue un muy buen año para el cine y por el hecho de que reducimos esta lista a cinco por cada año (para que al final nos queden 50) se tuvieron que quedar por fuera de este listado anual grandes películas como Capitalismo: una historia de amor o Un profeta. Además, tengo que advertirlo, no está en este listado La cinta blanca porque por múltiples razones no la he visto aún (ya sé que decirlo es casi un crimen) y no me parece honesto con ustedes hablar de una película que tengo pendientes. Con esa salvedad, que espero excusen, veamos la lista de 2009.

Inglorious basterds: Tarantino cada vez lo hace mejor. En esta magnífica mezcla (que no es parodia, ni homenaje, sino todo lo contrario, como diría Cantinflas) de géneros y tonos, Quentin le declara su amor y su admiración al cine. Por eso el héroe es un crítico de cine y el combustible del incendio vengador es la antigua cinta fílmica de nitrato. Todo combinado en su justa medida para lograr una cinta imprescindible.

Up in the air: Ya escribí todo lo que podía escribir de esta película magnífica. Pero en los últimos días me he asombrado al escuchar muchos comentarios de personas que dicen que les pareció aburrida esta cinta. Al margen de respetar los gustos, creo que esas personas tal vez están demasiado cómodas con sus vidas y no han sentido esa angustia que, sobre todo en estos días de fin de año, nos llena el alma.

A single man: Yo soy un gran defensor de las buenas historias como la materia prima esencial de las buenas películas, pero me fascina aún más cuando un director logra encontrar la mejor manera visual de contar su historia. Si quieren un ejemplo de eso vean el primer trabajo del antiguo modisto Tom Ford. De continuar con este nivel, estamos hablando, sin lugar a dudas, de un verdadero autor de cine.

Up: Un anciano como protagonista. Un niño gordo como su segundo de abordo. Y así, a punta de ir en contra de los esquemas y de recordar las verdaderas películas de aventuras en cada secuencia, Pixar logró otra vez crear un nuevo clásico. Si alguien se perdió la secuencia en la que cuentan la vida del protagonista y su esposa en pocos minutos, salga ya mismo a comprar el DVD.

El secreto de sus ojos: Sí, todos la vieron este año. Pero oficialmente esta maravillosa historia se lanzó en 2009, logrando que los argentinos volvieran a creer en su cine y que los latinoamericanos tengamos dónde mirar cuando alguien dice que aquí no se pueden hacer grandes películas. Ésta, más que grande, es grandiosa.

Ya sólo queda que escojamos las mejores películas de 2010, para que la década esté completa. No dejen de visitarnos mañana.

Lo mejor de la década: 2008

Friday, December 24, 2010 por Samuel Castro

Mientras escribo esta nota, en la radio suenan efectos de sonido que imitan fuegos artificiales como fondo dramático de una locutora que está gritando “que viva diciembre” antes de darle paso a canciones que en Colombia se escuchan sólo en esta época y que tienen letras tan poéticas como “aguardiente pa’l chofer”. No sé si sea el ambiente adecuado para reflexionar sobre el cine, pero esos son los riesgos que impone el objetivo de terminar con esta selección de “lo mejor de la década” y no perder la apuesta que hicimos con Alejandro Martín. Antes de que sirvan la cena de Navidad, repasemos entonces lo que para mí fueron las mejores películas que se estrenaron en 2008.

Gran Torino: Para los adolescentes de hoy en día, Clint Eastwood es un nombre que no les dice nada. No saben quién es Harry el sucio (seguramente ya habrá alguien planeando el remake) y creen que las películas de vaqueros son una rara curiosidad. Por eso fue bueno que el maestro en que se ha convertido Eastwood sea capaz de seguir dando lecciones de buen cine, incluso bajo el disfraz de un viejo gruñón que descubre, al final de su vida, cuánto nos parecemos a personas que tienen otro color de piel

Låt den rätte komma in (Déjame entrar): ¿En qué momento las películas “de terror” se convirtieron en una sopa de sangre y gritos desenfrenados sin sentido? ¿Cuándo convertimos los sustos en un insulto a la inteligencia? La prueba de que no miento es que esta película sueca que cuenta una historia de niños y de personas que se alimentan de otras con una economía de recursos admirable, cause una conmoción en todo aquel que la ve.

The dark knight: En The big bang theory tienen razón: a veces pareciera que lo único que ha hecho Christian Bale por la figura de Batman es fingir la voz de su personaje para que parezca un cantante de metal. Por fortuna, detrás de él está un director como Christopher Nolan, capaz de crear una atmósfera y una historia que trasciende el mundo de los superhéroes y se convierte en una tragedia universal. Una tragedia con el toque realmente magistral de Heath Ledger que sin saberlo, estaba a punto de convertirse en el mejor actor de su generación.

WALL-E: Hay que esperar 39 minutos desde que comienza esta película para escuchar la primera palabra que pronuncia un ser humano. Lo mejor de todo es que nadie extraña los diálogos en esta obra bellísima, que recupera el sentido de las primeras historias de Disney, con un robot que nos conmueve más que Lassie y una moraleja ecológica que, como siempre pasa con Pixar, no parece ñoña.

Revolutionary road (Sólo un sueño): ¿Quién puede negar que uno de los aciertos de Titanic era la química absoluta que había entre sus protagonistas? En este drama intenso y desgarrador, Leonardo DiCaprio y Kate Winslet muestran cuánto han crecido como actores desde aquellos años y nos regalan unas actuaciones que no se borran de la memoria ni del alma.

Bueno. Esto fue el 2008. Y ya están a punto de servir la cena de navidad. Espero que aprovechen estas fiestas para ver algunas de estas grandes películas. Y para pensar cuáles pueden ser las elegidas de 2009. ¡Feliz Navidad de parte de ochoymedio para todos los amantes del cine!

Lo mejor de la década: 2007

Wednesday, December 15, 2010 por Samuel Castro

Ya nos quedará tiempo (o al menos eso quiero pensar) para hablar de muchas cosas importantísimas: de los superhéroes que se toman las pantallas, de las nominaciones de los Globo (¿Burlesque? ¡Por Dios!, ¿en qué están pensando?, ¿tan malo fue el cine de este año?), de la afortunada decisión de Scarlett Johansson de separarse. Pero como dijo Alejandro, no podemos dejar que se acabe este año sin que terminemos de definir cuáles fueron las mejores películas de la década.

Este 2007 tiene una excepción a las normas que estábamos siguiendo. Hasta ahora, teníamos listas de 5 películas. Les juro que intenté por todos los premios ceñirme a ese número pero no fui capaz de quitar ninguna de las siguientes cintas. Lo siento, pero sin cualquiera de ellas, mi año cinematográfico quedaría chueco emocionalmente. Vamos a ver qué tan de acuerdo están ustedes:

4 luni, 3 saptamâni si 2 zile (4 meses, 3 semanas y 2 días): ¿Por qué una película que se siente como una patada en el estómago, que te deja sin aliento y te causa dolor, está en este listado? Porque ese dolor y esa angustia las logra transmitir a pura sinceridad, mostrándonos esas desgracias que cualquiera, en una mala racha, podría vivir.

Atonement: Ian McEwan tiene la suerte de que buenos directores han decidido adaptar sus libros. Y aquí, Joe Wright toma a Keira Knightley, de la que sabe sacar lo mejor, y la convierte en la heroína de un drama imposible, romántico y hermoso, filmado con un gusto exquisito por las formas y por las posibilidades estéticas que potencian las buenas historias.

Juno: Los que habíamos visto Hard candy sabíamos que Ellen Page era una de esas actrices que tiene un cuerpo demasiado pequeño para la energía que posee. Pero cuando la vimos encarnando a Juno, esa adolescente irónica y mordaz que se embarazaba de su mejor amigo, Page se convirtió en un ícono. Las palabras que Diablo Cody escribió para ella en esta película, la volvieron inmortal.

Le scaphandre et le papillon (La escafandra y la mariposa): Yo había leído el libro cuando estaba en el ejército y me había conmovido hasta las lágrimas. Pero la forma que escogió Julian Schnabel para contar esta historia, con la mirada imposible y perturbadora de un hombre a quien su cuerpo no le responde, es tan asombrosa que cualquier intento de describir la película se queda corto. Hay que verla.

Ratatouille: Si nos gustan tanto las historias de héroes imposibles, ¿por qué a nadie se le había ocurrido lo que pasaría si una rata sucia y cochina, tuviera vocación de chef? Pixar lo pensó, y llevando toda la belleza de París a una cinta animada, creó una de esos relatos eternos, que servirán para que los niños crezcan creyendo que todas las películas del mundo son así de maravillosas.

 

The visitor: Richard Jenkins tuvo que actuar en 51 largometrajes (sin contar sus trabajos para televisión) antes de que lo nominaran al Oscar como mejor actor. Y la Academia lo hizo porque el personaje que crea en esta película, ese hombre gris que un día ve la oportunidad de ayudar a un par de personas que se cruzan en su camino mientras vuelve a creer en la vida, es un regalo para el espíritu.

¿Ya pensaron cuáles pueden ser las de 2008?

Error en la elección de la reina

Friday, December 3, 2010 por Samuel Castro

Este es uno de esos títulos que no parecen de ochoymedio sino de Caras, de TVyNovelas o de Jet-Set. Lo sé. Pero como en el asunto a tratar está involucrado un concurso de belleza, me pareció bueno aprovechar la oportunidad de escribir una frase que los lectores jamás esperarían encontrar acá.

Y esta es mi forma de decir que la embarré: en el post de lo mejor del 2006 debo patrasearme porque Miss Sunshine, la señorita que hacía parte de mi selección de las cinco mejores del año, debe ceder su puesto a una película pequeña y hermosa, simple y única, que le gana en mi corazón: Once.

No sé por qué la olvidé. Supongo que porque la vi en el 2007 (cuando escribí su reseña) y una de sus canciones fue premiada apenas en los Oscar del 2008. Pero esta película con textura y fotografía de documental, que combina de forma mágica el musical con la comedia romántica, cuyos protagonistas ni siquiera son actores profesionales, es de lo más bonito y conmovedor que he visto en la vida.

Así que, con todo respeto por nuestros lectores, debo aceptar mi olvido y poner la corrección. Oficialmente lo mejor de 2006 para este crítico fue: Once, Gwoemul (The host), Das leven der anderen (La vida de los otros), The departed y El laberinto del fauno.

Espero que, viendo la película, entiendan que esta corrección era absolutamente necesaria. Como las canciones de amor.