volver a ochoymedio.info

Lo mejor de la década: 2001

Apr 1, 2010 por Samuel Castro

Después de un tiempo largo uno no sabe de qué hablar cuando se sienta a conversar con los amigos. Si de la falta de autocrítica de los antioqueños que pensamos que los Suramericanos fueron perfectos (¿por qué nos duele tanto el “casi perfectos”?, ¿por qué el espíritu crítico es una afrenta personal?); si de la falta de autocrítica de ciertos candidatos presidenciales (que casualmente también durante su administración en Medellín no admitieron las críticas a su gestión y dejaron ese talante de herencia) que les hizo perder sus posibilidades de elección. ¿O de la falta de inteligencia de los ejecutivos que decidieron no estrenar Shutter island el año pasado? Sí, fue un buen golpe en las taquillas (que es lo que vale en Estados Unidos) pero ¡qué candidata se perdieron los Oscar!

Dejando para más adelante la respuesta a James sobre qué es una buena película (¡qué tal la pregunta!) y decidiendo que lo mejor es celebrar el regreso a estas páginas de Pedro Felipe, el amigo de quien no conozco el rostro y con el que nunca he hablado que hace parte de este proyecto, voy a seguir con esta selección de lo mejor de la década. Sigue el 2001 y esta selección que es también una odisea del espacio, para no extendernos por mucho. No, no están en orden. Las cinco son grandes películas, aunque sin decir títulos, la que está en mi corazón es aquella en la que cantan más que en las otras.

No man's land

No man´s land (En tierra de nadie): Todos sabemos que las guerras son tontas. Que matar a otro ser humano por cumplir las órdenes de alguien que cumple órdenes de otra persona que a su vez mira un mapa y ordena bombardear como quien pide colorear una zona de un libro para preescolares es una estupidez. Pero nunca sobra que una película nos lo recuerde, sobre todo si para hacerlo pasa, con humor negro y mala sangre, incluso por encima de Naciones Unidas.

La stanza del figlio

La stanza del figlio (La habitación del hijo): Un papá nunca debería perder a un hijo. Nunca. No estamos hechos para eso (tener hijos y poder cuidarlos es incluso, una virtud aprendida como parte de la civilización). Y por eso, una película hecha con la sensibilidad que tiene ésta, es imprescindible.

Moulin rouge

Moulin Rouge: ¿Antes de esta película alguien había pensado que un musical podía volver a ser cool? ¡Qué importa que el salpicón mezcle a Gloria Estefan, The police y Queen! Todavía recuerdo la sensación de felicidad cuando en la parte inferior de la pantalla en la presentación de Twentieth Century Fox aparecía un director de orquesta moviendo la batuta para dirigir la fanfarria. Y a Nicole Kidman, más hermosa que nunca con el pelo rojo, la conciencia gris y cantando que los diamantes son los mejores amigos de las mujeres. Toda la exageración en esta película donde hay demasiado de todo, lograba hacer entender la extraña armonía del caos.

Amelie

Le fabuleux destin d’Amelie Poulain (Amelie): Cuando Jeunet apareció con esta película, asombrosa aún hoy desde lo estético, fue como si se valiera narrar cuentos de hadas en un escenario actual. Todo en esta historia de una mujer única (¡pobre Audrey Tautou, quedó marcada para siempre) que cambiaba la vida de las personas a su alrededor mientras los colores pastel llenaban la pantalla. Y la historia del duende (de ese que se ve en la foto a un lado de la protagonista) es inolvidable.

Inteligencia artificial

Artificial Intelligence (AI): Es difícil creer que Steven Spielberg hiciera una película incomprendida por el público. Pero ésta, casi un deber personal con que el director norteamericano se comprometió para hacer honor a la historia que lo hacía conversar tanto con Stanley Kubrick, no fue propiamente uno de sus romances con la taquilla. Y sin embargo, es una de esas películas que dentro de muchos años, cuando sea decantada por la crítica y todos los mensajes y su belleza formal entendidos como se debe, formará parte de los títulos esenciales que Spielberg deja como legado.

5 comentarios para “Lo mejor de la década: 2001”

  1. Jorge Sánchez dice:

    Muy bien por A.I., una de las mejores películas de Spielberg, y de la década.

    Pero, ¡por Dios!, ¿dónde está “Mulholland Drive”? Guardo la esperanza de que quede en la selección del 2002, que, si no estoy mal, fue el año en el que la estrenaron en Colombia.

  2. Arias dice:

    Al Parecer el 2001 no fue uno de los mejores años para el cine.
    Sorprende no ver aqui a Mullholland Drive.
    Espero que la proxima entrega de esta lista se demore menos en llegar que esta.

  3. James dice:

    Ya he decidido que es lo que más me gusta de esta página, blog, sección, o como quieran llamarle. Es un excelente sitio para pensar. Estéticamente es mucho lo que se puede decir de esta selección. Todas me encantan, y después de esta larguísima semana , que bueno encontrarse con cosas de este calibre para pensar sobre estas. Le fabuleux destin d’Amelie Poulain… ¡ AH ! que genial ! una fotografía increíble, una historia increíble, una película increíble.

    Lo mejor de terminar de leer las entradas es que siempre tengo preguntas… Pero hoy no haré preguntas, porque quiero tratar de responderlas yo mismo.

    tschüss

  4. Pedro Felipe dice:

    Falta “Una odisea del espacio”…
    En serio, sí que deberìa incluirse “Mulholland Drive”, que a mi jicio será una de las mejores cintas de la década.

  5. Camila dice:

    Para mí, la mejor historia fue Moulin Rouge, la gran historia de amor es cautivante, el vestuario fue cuidado hasta el más mínimo detalle, el soundtrack es de los más bellos que hemos escuchado en un musical. Creo que quien aportó bastante para que esta película fuera un éxito, fue Nicole Kidman, pues su talento es asombroso y el papel le quedaba como anillo al dedo. Por cierto, supe que la actriz pronto protagonizará una serie llamada Big Little Lies (http://co.hbomax.tv/movie/TTL609861/Big-Little-Lies-Part-01), el trailer de la serie me atrapó así que no puedo esperar al estreno. Además es grandioso verla debutar en una serie, estoy segura que lo hará fantástico.

Dejar un comentario