volver a ochoymedio.info

Archivo para January, 2010

Ochoymedio en el Hay Festival 2010

Friday, January 29, 2010 por Samuel Castro

El Hay Festival es de Literatura. Ya lo sabemos. Pero cada año tocan, al menos lateralmente, temas distintos como el cine, la ecología o la política. Con el cine siempre han tenido mala suerte. Hace dos años invitaron a Stephen Frears, el director de The queen y canceló faltando pocos días. El año pasado todos nos alegramos pensando que íbamos a oír a Guillermo Arriaga, el guionista de Amores perros, pero tampoco. Y por supuesto, la tercera no fue la vencida. En la programación estaba Alejandro González Iñárritu, pero hubo cambio de última hora. Eso sí, un cambio más que digno. El Festival se abrió con la presencia en el escenario de Fernando Trueba, en un tema que se llamaba “El cine no es literatura, ¿o sí?” y que poco le importó al director de El Tiempo, Roberto Pombo, quien como melómano reconocido, despachó el tema en una pregunta y prefirió hablar de la biografía de Trueba y especialmente de su trabajo en la música. Sabemos que El Tiempo es lo que es, pero… ¿no hubiera sido bueno que festival y patrocinador se pusieran de acuerdo, para que la charla no fuera un Frankestein extraño?

En todo caso, en ochoymedio vamos a tener un par de entradas sobre el Hay, cuando se toquen temas de cine que nos corresponda. Aquí van un par de historias y opiniones y recuerdos, que Trueba nos dejó como regalo.

 Trueba

Trueba recordó que el cine era el lugar perfecto para esconderse el día que se decidía no ir al colegio y evitar que alguien te viera en la calle. Allí, en esos cines de la Madrid triste, gris y estúpida de Franco, pudo ver las películas que lo marcaron para siempre, recordando especialmente las cintas de Billy Wilder y L’enfant sauvage de Truffaut .

Para Trueba, Hollywood es un lugar terrible y maravilloso al tiempo, pues en sus recuerdos es aquel sitio que recibía a todos los expatriados de Europa (Wilder, Lubitch, Renoir) con los brazos abiertos para hacer su arte y que hoy está manejado por los mismos tipejos, abogados y economistas, que dominan el mundo y que no saben nada de cine.Incluso dijo que cuando vas a Hollywwod es como si aceptaras abrir tus piernas y que te den por el culo a cambio de una casa fastuosa para que te quedes mientras diriges.

Habló de sus historias como una combinación de drama y comedia, que no le parecían dos géneros separados. Recordó a Rafael Azcona, el guionista histórico, cuando le decía que desconfiara de la gente que siempre era seria.

Dijo además, que en el cine comparado con la literatura (por fin el tema de la conferencia) las palabras no eran lo que se escribía en el guión, sino las imágenes mismas que conformaban las películas.

Recordó su experiencia por encargo, en la que le permitieron filmar una escena, con los aparatos reconstruidos de los Lumiere, (poco más que una caja y una manivela que se movía al ritmo de una canción que también le enseñaron para poder filmar), que para él eran como “el santo grial”. Y recordó que el encargado por los Lumiere para filmar en España, hizo la que podría ser la primera cinta “gay” de la historia, al filmar a unos soldados, de bigote grande, que bailaban abrazados, en medio de otros compañeros que lo hacían separados, en una concentración romántica tal, que le pegaban sin querer aun soldado enano que se interponía en su ruta cadenciosa.

Finalmente, porque el que manda es el tiempo, digo, El Tiempo, pasaron algunos fragmentos de su documental Calle 54 dedicado a las figuras más importantes del Latin jazz, con un fragmento mágico de duo entre Cachao López y Bebo Valdés, y el encuentro entre Bebo y Chucho. Y aquí va la mala leche inevitable: ¿esas señoras costeñas de vestido de diseñador, que aplaudieron arrobadas los fragmentos del documental, habrían ido a cine a verlo si lo hubieran proyectado en el 2000? ¿Por qué necesitamos que El Tiempo (que en información cultural deja mucho que desear) nos diga que algo es bueno, para que lo disfrutemos?

Pero bueno. La charla con Trueba fue muy agradable, porque por fortuna, había más entrevistado que entrevistador (algo que reconocerle a Roberto Pombo, por lo menos) y porque él es un gran personaje y un gran conversadior. Como decían por ahí… seguiremos informando.

Lo mejor del año que se fue

Wednesday, January 13, 2010 por Samuel Castro

Mientras miraba las estúpidas noticias acerca de cómo le fue al país en el “plan retorno” (¿no será mejor grabar esos informes sin fechas y poner la misma nota cada año para darle un descanso a los sufridos corresponsales que no saben cómo volver interesante esa noticia?) confeccionaba esta lista con la ayuda de la herramienta de historial de IMDb —úsenla, es muy útil, sobre todo si, como lo sugieren varios de ustedes (James, Arias y Carlos), próximamente tengamos que dar nuestra opinión sobre las mejores películas de la década—. Para continuar con lo que hicimos el año pasado, estas son las 12 mejores películas que vi en 2009 (¿a partir de qué vez algo se convierte en tradición?, ¿de la tercera?). Y como especificamos en aquella ocasión, la lista está conformada por las películas que YO VI, no por las películas que pasaron por nuestras carteleras, que es un dato completamente distinto. Si sienten que falta Avatar, lo siento pero estaba de vacaciones en diciembre, así que aplica para el 2010. Y no están en ningún orden específico, la que va de última me gusto tanto o más que la número uno. Repito la frase que puse en este blog hace 370 días (las tradiciones también deben repetir algunos elementos): como siempre pasa con el cine, podría decir cuál es mejor que la otra dependiendo del día en que me lo pregunten:

Doubt

Lo siento. Puede que debiera estar entre las de 2008, pero la vi este año. Y el hecho de que una película haga honor a su nombre y jamás nos resuelva todo, en esta época de guiones masticados, es una maravilla impagable.  

Up

Up

Sí. Lo acepto. Soy fan incondicional de Pixar. Pero dejando mi fanatismo a un lado, ¿no hay que admirar a una productora que se atreve a poner como protagonista de su película a un anciano con bastón y a un boyscout gordo, en medio de la dictadura de la juventud y la esbeltez que nos ronda? Y si a eso le sumamos un guión impecable, una escena de amor que nos hace llorar a todos sin evitar la muerte y un par de chistes geniales, nos encontramos con una de las grandes cintas del año en empaque calificación todos.

The visitor

Ya ni siquiera tenemos el dudoso honor de que todas las películas nominadas a los Oscar lleguen a nuestras pantallas. Richard Jenkins da una clase de actuación sobria en esta película espléndida, que nos relata lo que pasa cuando un hombre sin mucha pasión por su vida, se da cuenta de que la vida vale la pena cuando hay algo (un instrumento musical, una iniciativa) que nos haga sentir útiles.

Hace tiempo que te amo

Il y a longtemps que je t’aime (Hace mucho que te amo)

Casi no llega a Medellín. Pero valió la pena la espera, porque la historia de Juliette y su intento de recuperar la vida que perdió y de avivar un amor fraternal que creía extinguido por culpa de su estancia en la cárcel, es uno de esos dramas que nos recuerdan que nuestras vidas no están tan jodidas como podrían si nos descuidáramos o si cometiéramos un error. Y esos ojos de Kristin Scott Thomas. Esos ojos…

Revolutionary road

Injustamente tratada en los Oscar (porque sólo tuvo tres nominaciones y no ganó nada) la película que protagonizó la misma pareja de Titanic, demostrando que ha crecido como dúo actoral, hizo que una patada en el estómago fuera una metáfora válida para lo que produce verla.

Vratné lahve

Vratné lahve (Sueños de juventud)

Entre tantas películas serias y solemnes de la programación de Eurocine del año pasado, esta comedia del mismo director de Kolya fue la que se salió del molde, y me hizo reír como hace mucho no lo hacía, al recordarme que se puede ser inteligente y libidinoso y perspicaz e ingenuo y viejo. Todo al mismo tiempo. Y además sin dejar de atender un servicio de reciclaje de botellas en un supermercado checo.

The reader

Habla sobre las vergüenzas que cargamos en la vida, en medio de una trama propia de lo que siguió al terminar la Segunda Guerra. Sale Kate Winslet desnuda. Le enseña a un jovencito como ser mejor amante. ¿Hacen falta más razones para considerarla una película extraordinaria? Bueno. Incluso la primera razón que di podría sobrar.

Red

Red

No se llama así porque hable de internet o de tramas futuristas. Es la historia de un perro viejo asesinado (el bulto que se carga en la foto) por un trío de adolescentes imbéciles. Y es la historia de su dueño queriendo hacer justicia. Una película pequeña y poco vista que Clint Eastwood  hubiera querido filmar (pero casi podría asegurar que no lo hubiera hecho tan bien como Brian Cox) y que demuestra que en el cine, la acción y las balas nos emocionan tanto como un buen diálogo cuando el guionista sabe por qué las puso en la historia.

The wrestler

¿Creían que Arronofski no podría filmar algo sencillo, que no fuera grandilocuente y estrepitoso? Pues sí es capaz. Y no sólo eso. También logró resucitar la carrera de Mickey Rourke y mostrarnos el costado más humano y más sensible de ese espectáculo bizarro que es la lucha libre en Estados Unidos. Mencionar que Marisa Tomei hace de prostituta es como ponerle la cereza encima a una torta de chocolate.

Leonera

Leonera

Este año también seguí asistiendo al cine-club de Eafit que lidera y presenta nuestro amigo Juan Carlos González y que en el segundo semestre fue de cine argentino. Y Leonera de Pablo Trapero se lleva todos los honores porque hay un oficio y una calidad en cada una de las escenas de esta película sobre una mamá que es encarcelada y debe criar a su hijo entre rejas, que asusta.

Derecho de familia:

Daniel Burman hace películas sobre tipos como uno.  Como usted y como yo. Claro, los encarna un actor más pinta que nosotros, pero lo pone a sufrir más que a todos juntos. Y en esta cinta (también del cine-club de Eafit) con una clase y un sentido del diálogo que nos recuerda por qué dicen que Burman es el Woody Allen argentino, nos recuerda los problemas que trae el hecho de ser el padre o el hijo de alguien.

Hot fuzz

Hot fuzz

El gran hallazgo en DVD del año. Había dejado de ver esta película porque no encontraba el momento ni el lugar para una comedia policiaca hecha en Inglaterra (no sonaba muy atractivo, si me hago entender) Pero ésta es un descreste. Una trama inteligente, humor inglés del mejor y, aunque parezca increíble, la mejor edición que vi para una película en el género que sea, en todo el 2009.

Esta es la lista. Con un título para cada uno de los meses de este año, si usted quiere hacer un buen catálogo de DVDs. Como ha hecho Jorge Sánchez, ahora es el momento de que ustedes opinen sobre esta lista y que agreguen títulos, critiquen otros, o hagan sus propios listados. Ya vendrá (denme unos días, que la cosa no es sencilla) la elección de las mejores películas de la década. Además nuestra lista tiene 50 películas. Más o menos 5 por año. Se escuchan candidaturas.