volver a ochoymedio.info

Compañías para Tony Manero

Jun 3, 2009 por Samuel Castro

Se desarrolla en Medellín un excelente festival cinematográfico, “Sin Fronteras 2009”, que por la actualidad de los títulos programados, por la coherencia de su apuesta temática (este año el tema principal es la mentira), que lo hace muy atractivo y por la calidad de la selección (a cargo de Pedro Adrián Zuluaga) se convierte en el mejor evento de cine de la ciudad, superando con mucha ventaja a Eurocine. Todavía pueden ver la programación del Festival en www.festivalsinfronteras.com para que escojan qué películas quieren ver.

 

Pero este post busca que hablemos de las compañías necesarias para ver ciertas películas. Porque el domingo, por un error mío, en vez de ir con mi novia a ver la cinta israelí Mi padre, mi Dios que hace parte del Festival, tuvimos que entrar (ya era tarde, ya estábamos en la sala que era en la porra, no había modo de cambiar de plan) a ver Tony Manero, la película chilena de Pablo Larraín (también traída por “Sin Fronteras”) que cuenta, en pocas palabras, la vida de una rata de alcantarilla, de un tipo asqueroso y terrible que vive en la Santiago de la dictadura, y que en medio de la podredumbre que es su vida, tiene como única obsesión bailar como Tony Manero, el personaje que encarnaba John Travolta en “Fiebre de sábado por la noche” mientras mata ancianitos y tiene relaciones sexuales con las tres mujeres con las que vive. La película es buena pero no es para ver con la novia.

 

¿Cómo así si era buena? Sí, era buena pero era una película sobre un ser que da asco. Era buena de ver si uno tiene el estómago fuerte y si no le importa ver cosas crudas. Pero crudeza no es lo que tu novia quiere ver contigo (por eso se “sienten mal” cuando le dices que quieres llevarla a ver Death race). Es como intentar ver una comedia romántica con los tipos con los que se juega fútbol, o El imperio de los sentidos con tus papás. Porque sí, uno ya está adulto, pero ellos no lo saben, y se mueren de la pena diciendo que “esa felación parece real”.

 

Es un verdadero arte saber encontrar la compañía ideal para cada título. Por ejemplo: sólo los iniciados en esta disciplina sabemos que no hay que llevar niños a las películas de Píxar, al menos no la primera vez, porque piden explicación cuando los adultos se ríen. Ellos necesitan menos sutilezas. Por fortuna Dream Works sigue haciendo animación y ya están planeando Madagascar 3. O que las películas de superhéroes nos gustan sólo a los hombres que cuando éramos niños veíamos “Los superamigos” y únicamente a las mujeres que se disfrazaron de mujer maravilla.

 

Por eso hay que pensar muy bien cómo se arma el plan de cine. En la compañía puede estar la clave del éxito con la película. Y viceversa.

Dejar un comentario