volver a ochoymedio.info

Archivo para January, 2009

El año Kate

Friday, January 16, 2009 por Samuel Castro

Kate en los Globo

 

La seducción no fue inmediata. Recuerdo que cuando vi a Kate en los afiches de Titanic no pude reconocer en esa pelirroja a la misma mujer que había hecho de Marianne en Sense and sensibility. Al comienzo no me gustaba ni cinco, cegado probablemente por el profundo desprecio que en aquellos días tenía por Titanic (todavía puedo decir, casi con orgullo, que nunca la vi en cine, ni la he visto completa en televisión o en video) pero hoy, con menos prejuicios en la cabeza, creo que es ella y su actuación (no nos digamos mentiras, DiCaprio está terrible en esa película terrible) la que le dieron a Titanic la dignidad que James Cameron no había podido lograr con sus efectos especiales. Pero después de eso, la belleza y el talento de Kate Winslet se fueron imponiendo hasta convertirla en una de esas actrices inolvidables, en un objeto del deseo, en una musa maravillosa, que puede compararse (como mostró Luis Fernando hace unos días en su post) con leyendas como Catherine Deneuve. Todo lo que toca se embellece, incluso las producciones que no están a la altura de sus actuaciones (Hideous kinky, Quills, The life of David Gale). Gracias su buen tino para escoger papeles, se convirtió a los 31 años en la mujer más joven en recibir cinco nominaciones al Oscar (sin lograrlo todavía, es inolvidable la mueca de desagrado que hizo cuando Helen Hunt la superó en la ceremonia del 98, por Mejor imposible) y en motivo de chanza de algunos periodistas. Ella misma se burló de ser la eterna nominada en un capítulo de Extras, la serie de Ricky Gervais en HBO, actuación que le valió por supuesto una nominación al Emmy del 2006 (que por supuesto también, no ganó). Pero esta vez es distinto, se presiente. Probablemente, como sucedió en el Globo, Kate Winslet se lleve este año dos Oscar para su casa, por sus actuaciones en The reader y en Revolutionary road. Y entonces, cuando tenga a esos dos hombres en sus manos, cuando se ría con la misma sonrisa inolvidable y contagiosa de Clementine en Eternal sunshine of the spotless mind podrá dormir tranquila, porque por fin, bajo de su nombre, aparecerá la palabra winner.

ESTRENOS 2009 / PRIMERA ENTREGA

Thursday, January 15, 2009 por patxo

Bueno, tardé mucho en volver a ‘postear’ en este blog (un hecho inexcusable), pero la temporada navideña me pilló con mucho trabajo, pocas horas para dormir y una hijita a la que le están saliendo los dientes y se levanta en la madrugada llorando como si hubiera visto a Jason Voorhees. Pero ya está, aquí vamos con el primer post del 2009 en el que damos cuenta de algunos de los estrenos a tener en cuenta en este año y otros filmes que ya llegaron a la cartelera gringa o europea, pero que esperamos con ansia en este querido país del Third World. Aquí la primera entrega. Vamos con obras obvias que todos queremos ver como Doubt, en el que Philip Seymour Hoffman se pone la sotana (si pulsan sobre los nombres de las cintas irán a parar a sus páginas oficiales o a notas interesantes sobre ellas), o la esperada Inglorious Basterds, de Quentin Tarantino quien llamó al rubio Brad Pitt para que fuera el protagonista (se estrenaría el 21 de agosto). Después de varios años de ausencia regresan dos enrollados directores españoles con un par de ‘pelis’ de visualización obligatoria, una es Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar (vuelve a ser Penélope Cruz su inspiración, se estrena el 18 de marzo en España); la otra: Agora, de Alejandro Amenábar (con Rachel Weisz; la historia se desarrolla en Egipto, en el siglo IV. Su estreno está previsto para mediados de diciembre). Obvio, retorna también el viejo Clint Eastwood con The Changeling y Gran Torino (los dos filmes están a punto de llegar a la cartelera colombiana, en la segunda vuelve a actuar el realizador; la primera la protagoniza Angelina ‘Labios’ Jolie). Si prefieren las peliculillas de palomitas y reflexión-cero entonces recuerden que se viene Transformers: Revenge of The Fallen (que no me veré ni en pedo, pero hay público para todo), para los fanáticos del señor Tom Hanks y el millonario Dan Brown -¡y no voy a desgastarme diciéndoles qué pienso de su Codigo Da Vinci!- hay buenas noticias, en mayo se estrena Angels & Demons (dirige, claro, Ron Howard). Ya hablamos tiempo atrás de The Wrestler, filme protagonizado por el enorme Mickey Rourke (nos alegramos por su Globo de Oro, ahora vamos por el Oscar), lo que no sabíamos es que se estrenará en abril en Colombia. Y acabemos con tres filmes más de gran relevancia (y algo de sangre): Friday the 13th, el regreso a las raíces de Jason que matará de lo lindo en este filme de Marcus Nispel (se estrena el 13 de febrero en tierras gringas); la nueva creación de Charlie Kaufman, Synecdoche New York, con Philip Seymour Hoffman y Emily Watson -muero por verla; ¿la traerá alguien a Colombia? Se supone que a mediados de abril la estrenan en la Argentina- y terminamos este post con una ‘peliculita’, una ‘obrita’: Entre Les Murs, ganadora del pasado Festival de Cannes, en Colombia la distribuirá Babilla y el estreno será en marzo, por ahora. Bueno, que se entretengan. Feliz año para todos y prepárense porque hay buen cine para ver en este 2009. Por cierto, ¿cuándo demonios nos traerán documentales a las pantallas nacionales? Nadie habló de Jesus Camp (que ya debe tener dos años) o Deliver Us From Evil… en fin, es la pelea perdida de siempre. Si le dan Play al reproductor podrán ver dos trailers de los filmes anunciados, ¿cuáles son? ‘Espichen’ Play y no pregunten tanto. (Si lo quieren ver en HD entonces hagan doble click sobre la imagen y en Youtube seleccionen, en la esquina inferior derecha del video, la opción ‘Watch in HD’).

YouTube Preview Image

Slumdog Millionaire: no toda la crítica es unánime

Wednesday, January 14, 2009 por Luis Fernando Afanador

Peter Bradshaw, el destacado crítico de Guardian, plantea ciertas reservas frente a esta película que dará mucho que hablar este año:

Slumdog Millionaire(Cert 15)

Peter Bradshaw The Guardian, Friday 9 January 2009 Article history
Punch and narrative pizzazz … Slumdog Millionaire

I so rarely get the chance to write this: here’s a film that reminds me of Max Bygraves’s 1970s chart classic, The Deck of Cards. This heartwarming monologue (originally recorded in the 40s) narrates the story of a humble soldier, hauled out of a church parade by a furious sergeant for playing cards. Before his disgusted commanding officer can send him to the glasshouse, this poor semi-literate squaddie explains that for him, the deck of cards is his Bible: the Ace is the one true God, the two is the Two Testaments, the three the Holy Trinity – and so on until the gruff CO, like Bygraves’s entire listening public, is reduced to a quivering tearful jelly at this simple soldier’s dignity and piety.

Slumdog Millionaire Release: 2008 Country: UK Cert (UK): 15 Runtime: 120 mins Directors: Danny Boyle, Loveleen Tandan Cast: Anil Kapoor, Azharudin Mohammed Ismail, Dev Patel, Freida Pinto, Irrfan Khan, Madhur Mittal, Rubina Ali More on this film Something very similar happens in this wildly silly but perfectly watchable melodrama, adapted by screenwriter Simon Beaufoy from the 2005 novel Q&A by Vikas Swarup and directed by Danny Boyle. Despite being overpraised – it arrives garlanded with the kind of reviews that must have come out after the opening night of King Lear – this is still very effective entertainment.

The movie is about the Indian version of the hit TV show Who Wants to Be a Millionaire? Dev Patel plays Jamal Malik, a former Mumbai street-kid who has a job making tea at a call centre. He astonishes all of India by entering the show as a contestant and triumphantly getting question after question right. Is he a fraud? A savant genius? Or is something weird going on? His amazing winning streak means he has to come back the next evening for the final big-money question and overnight he is brutally interrogated by Mumbai cops convinced he is a cheat. They take him through each of the questions he got right, and Jamal’s life story unfolds in flashback as our hero reveals that each question, like each of Max Bygraves’s cards, has a special significance. His tale involves crime, drama, knockabout comedy and romance. Various characters determine his fate: his gangster brother Salim (Madhur Mittal), the love of his life Latika (Freida Pinto) and Prem (Anil Kapoor), the creepy quizmaster himself, who has his own interest in Jamal’s staggering success.

This movie has interesting antecedents. It is not the first to be made about Who Wants to Be a Millionaire? Patrice Leconte’s 2006 film My Best Friend, starring Daniel Auteuil, features a nailbiting edition of the French version of Millionaire. Leconte’s film, like Boyle’s, culminates with a “phone a friend” showstopper and both cheekily suggest the show is transmitted live, when, in real life, it is of course recorded and edited well in advance, at least partly to weed out the cheats.

I have some knowledge of all this, incidentally. I was once the “friend” telephoned by a contestant on the show but at the crucial moment, my mobile phone was, shamingly, out of range. Chris Tarrant’s face was reportedly a picture of polite bemusement as my voicemail message echoed pointlessly around the studio, before being smartly cut off and the contestant was permitted to phone another “friend”. Naturally, hiccups like that don’t make it on to air.

Slumdog Millionaire is co-produced by Celador Films, owners of the rights to the original TV show, and so it functions as a feature-length product placement for the programme, whose apotheosis here came when would-be cheat Major Charles Ingram tried to scam the quiz in 2001. All he got was a suspended sentence, a fine and minor celebrity status, and the show got mouthwatering publicity. In this film, poor Jamal is, simply on suspicion of wrongdoing, beaten to a pulp by the police and horribly tortured with electrodes – the nastiest interrogation scene I’ve watched for a while. But afterwards he makes it into the studio as fresh as a daisy. What the Mumbai police make of their unflattering portrayal, I can’t imagine.

Despite the extravagant drama and some demonstrations of the savagery meted out to India’s street children, this is a cheerfully undemanding and unreflective film with a vision of India that, if not touristy exactly, is certainly an outsider’s view; it depends for its full enjoyment on not being taken too seriously.

Interestingly, the co-creator of Millionaire, Steven Knight, is himself a screenwriter who has scripted far more serious films than this: Stephen Frears’s Dirty Pretty Things (also co-produced by Celador) and David Cronenberg’s Eastern Promises. Slumdog Millionaire really is gentle compared with, say, Robert Redford’s satire Quiz Show and softcore compared with Danny Boyle’s famous movies, Trainspotting and Shallow Grave. In fact, it’s more of a kids’ yarn, like his wacky caper Millions.

Well, for all this, it’s got punch and narrative pizzazz: a strong, clear, instantly graspable storyline that doesn’t encumber itself with character complexity, and the cinematography by Anthony Dod Mantle is tremendous. It’s definitely got that quirky-underdog twinkle and the silverware glint of awards can’t be far away.

Kate Winslet: belle de jour

Tuesday, January 13, 2009 por Luis Fernando Afanador

Kate Winslet posando a la manera de Catherine Deneuve en Belle de jour:

Lo mejor del año que se fue

Thursday, January 8, 2009 por Samuel Castro

Podría hablar de muchas cosas que fueron buenas en el año que pasó pero me voy a abstener. No quiero meterme en peleas políticas en el primer post que comparto en este blog: no es este ni el momento (todavía algunos nos sentimos en diciembre y otros están en vacaciones) ni el lugar. No se extrañen si de las 12 mejores películas (no quise que fueran 10 como para no unirme a la norma, es mejor hacer un listado para que cada cual se pueda ver al menos una gran película al mes) que me parecieron lo mejor que vi el año pasado, algunas no han pasado por nuestras carteleras. Como habrán visto, muchos escribimos en ochoymedio de un cine que a duras penas nos llega por DVD, por medios que es mejor no mencionar para no comprometer a alguien con un delito y por ese maravilloso canal que es Cinemax. Aquí están las películas que más me gustaron el año pasado, sin un orden específico. Como siempre pasa con el cine, podría decir cuál es mejor que la otra dependiendo del día en que me lo pregunten:

 

Sicko

De los tres documentales que he visto de Michael Moore Sicko es el mejor. Porque no tiene el tono sobrador de Bowling for columbine ni el odio frio de Farenheit 9/11 pero conserva la mala leche y el buen humor de ambos. Ver que el estado del sector de la salud del país más poderoso del mundo es casi tan terrible como el nuestro (casi, ojo) hace que nos cuestionemos muchas cosas. El momento en que Moore lleva a los héroes del 11 de septiembre a que les atiendan sus afecciones en La Habana es imperdible.

 

Lejos de ella

No dejen que los convenzan de que ésta es otra película de viejitos que se aman de las que tanto hacen en Argentina. Sarah Polley dirige con una mano que cualquiera envidiaría, un drama potente acerca de dos personas que tienen que separarse porque la vida, como todos sabemos, a veces es una mierda y el Alzheimer hace parte de la vida de muchas personas. En el camino, sus protagonistas son capaces de presentarnos a un par de personajes que parecen reales, que sudan y sufren y se desesperan y se enamoran como cualquiera de nosotros.

 

Juno

No hay mucho que decir acerca de Juno, porque supongo que todos la vieron. Simplemente hay que disfrutar una de esas pocas comedias inteligentes y profundas al mismo tiempo, que se hacen muy de vez en cuando. Ah, y sorprenderse con la actuación de Ellen Page, el complemento perfecto de un guión que le pone las cosas muy difíciles a Diablo Cody de ahora en adelante. ¿Cómo superar algo como Juno?

 

Gone baby gone

Cuando alguien nos comentaba que habían estrenado una película de Ben Affleck muchos nos reíamos. Por fortuna Affleck nos calló la boca a todos con una película sobria, sensible, capaz de hablar de muchos temas importantes sin pretender ser algo más que una cinta de detectives.

 

Atonement

Si Joe Wright logra que The soloist, su próxima película, sea tan buena y tenga tantas ideas visuales como Orgullo y prejuicio o como Atonement tendremos que aceptar que estamos ante uno de los directores más interesantes de los últimos años, uno de esos pocos que es capaz de contar una historia con imágenes inolvidables.

 

Once

Ella y él se enamoran. No tienen nombres. Cantan cada cinco minutos. Nada parece indicarlo, pero ésta fue una de las películas que pude recomendar a ojo cerrado a casi todos mis amigos. Hay algo en ella, una especie de embrujo, “química” dirían algunos, que hace que uno no pueda olvidarla después de verla.

 

The savages

Dos hermanos se reúnen para intentar hacer algo con sus vidas y con su padre enfermo. Los dos hermanos son Philip Seymour Hoffman y Laura Linney, dos de los mejores actores norteamericanos de los últimos años. Paga verla sólo por verlos a ellos. Pero el guión ayuda a que además de todo, sea una excelente historia. Cine independiente que no parece autista.

 

Le scaphandre et le papillon

Es tal vez una de las películas que más reseñas tuvo el año pasado en ochoymedio. Pero lo merece porque Schnabel fue capaz de tomar un libro imposible de adaptar y lograr que como espectadores viviéramos durante un par de horas en la cabeza de un hombre que ya no se puede mover, que es un insecto atrapado en un traje de buzo.

 

Dan in real life

Una de las cosas más difíciles que hay es conseguir una buena comedia romántica. Últimamente parece que los productores piensan que todos somos tan estúpidos que necesitamos una multitud de chistes explicados para disfrutarlas. En esta película no hay chistes explicados, sólo un par de personajes adultos y medianamente inteligentes que se enamoran a pesar de las circunstancias. Todo un logro en estos tiempos de comedias románticas pálidas e imbéciles.

 

The dark knight

Sí, veo películas de superhéroes. ¿Y qué? Y no creo que haya necesidad de que todas las actualizaciones de nuestros dioses de papel tengan que convertirlos en personajes complejos y sufridores, pero Batman es el hombre murciélago. TENÍA que ser obscuro y superar lo que había hecho Tim Burton. Heath Ledger y Christopher Nolan lo consiguen aunque tampoco es para que sea la quinta mejor película de todos los tiempos en el listado de IMDB.

 

Ball of fire

No se alcanzan a imaginar cuántas películas maravillosas nos estamos perdiendo por no sacar tiempo para ver los “clásicos”. Pude ver esta maravillosa comedia en el ciclo de cine de Eafit en Medellín que dirige nuestro compañero Juan Carlos González. Y todavía hoy, varios meses después, creo que fue de lo mejor que vi en el 2008, así sea de 1941.

 

4 meses, 3 semanas y 2 días

Jamás voy a olvidar esta película en toda mi vida. Así de sencillo.

 

Esperemos que tanto los lectores con sus comentarios, como los compañeros de ochoymedio con sus propias listas, sumen títulos que valga la pena ver.

Julio Nieto Bernal

Tuesday, January 6, 2009 por Ricardo Silva Romero

Me he vuelto a ver, en estos días lentos, esas elegantes comedias del viejo Hollywood que se anticipaban al imperio del egoísmo, a la llegada del capitalismo extremo, a la derrota de la democracia: he visto cosas como Born Yesterday, Stalag 17, El hombre que vino a cenar, Dinner at Eight, The Philadelphia Story, Holiday o Its a Wonderful Life. Y, porque he querido comentarlas con alguien, porque he pensado que tener amigos es lo único que podemos hacer para soportar esta era oscura, me he dado cuenta de la falta que hace Julio Nieto Bernal seís días después de su muerte.

Veía a Julio en los preestrenos de todas las películas que se presentan a Colombia. Y, después de renegar del sombrío estado del país (de cómo habíamos perdido la libertad sin darnos cuenta), siempre hablábamos unos minutos antes de que comenzara la función de todos los proyectos que teníamos pendientes: la producción de la versión cinematográfica de La siempreviva, la filmación de El falso Botero, el sueño de un musical que tenía en mente desde que vio Moulin Rouge.

Para mí era un honor. Lo conocí unos seis años antes en un programa de radio. Y desde entonces, y gracias a una amiga mutua, comenzamos a hablar de vez en cuando por teléfono, de vez en cuando en su apartamento en la 70, de vez en cuando a la salida de las películas que digo, de todas las ideas que tenía en la cabeza. Podía pasar que me llamara a las 7 de la mañana, al final del sueño, a preguntarme si ya había leído el New York Times. Podía pasar que me lo encontrara en algún café de por ahí discutiendo con sus amigos el horror de Colombia. Así que daba por sentado que siempre iba a poderle decir alguna cosa que se me había olvidado decirle.

Ya debería haber aprendido que así pasan las cosas. Que la mitad de la vida queda para la vida siguiente. Pero me dolió mucho que se fuera. Y me dolió más no haberlo visto en diciembre.

Y el día de su entierro me di cuenta de que era uno de esos hombres que todos veíamos de la misma manera: un hombre que había logrado el milagro de ser siempre el mismo hombre: un periodista honesto, claro e inconforme que trataba a todas las personas que se cruzaba con una generosidad que sólo se ve en las películas del viejo Hollywood que he estad viendo.

Dijo lo que vio. Siempre dijo lo que pensaba. Se les enfrentó a las multinacionales sin temerles a las consecuencias. Se les enfrentó a los abusadores porque era el orden de las cosas. No le jugó el juego al capitalismo vacío ni cayó en los odios que los mezquinos capitalizan. Les sonrió a todos sus colegas en las salas de cine.  Y, como productor de películas, como escritor de libros valientes, como voz de la conciencia en las radios de tantas personas confundidas, fue siempre generoso.

No es fácil ser generoso, como era él, en este mundo. Quise decirle eso apenas terminé de ver Born Yesterday. Quise decirle todo lo que dices siempre, lo de la solidaridad versus el egoísmo, está en esa comedia. Ahí, en Born Yesterday, en It’s a Wonderful Life, en Holiday, se nota que las multitudes del mundo se han desbocado por el camino de la cadena alimenticia: que la sociedad sigue siendo una pirámide. Y ser generoso es toda una declaración de principios.

Sí, nadie puede quitarnos el placer de la resistencia: creo que esa es la lección que a punta de cine, a punta de libros, a punta de buenas palabras, ha dejado la vida de ese hombre que no nos mintió nunca.