volver a ochoymedio.info

Archivo para January, 2009

Películas de carretera

Wednesday, January 28, 2009 por Samuel Castro

No había pensado, hasta anoche, que incluso una mala película puede ser mejor de acuerdo con el lugar donde uno la vea. Estaba en el asiento 11 del bus de Rápido Ochoa que cubría la ruta Medellín-Cartagena, eran las 8:30 PM y pusieron Get shorty de Barry Sonnenfeld. Normalmente, a esa hora y en mi casa, hubiera disfrutado de una comedia con humor negro como aquella. Referencias cinéfilas, autoparodias y comentarios ácidos sobre el mundo de Hollywood (“Voy a ser productor, no necesito saber mucho de cine”) me hubieran divertido. Pero no. Aún con la excelente calidad de la imagen (unas por otras, los monitores del bus estaban perfectos, el sonido era muy bueno aún con el doblaje obligatorio, pero tuvimos que aguantarnos un video institucional sobre la Tarjeta Éxito) no fui capaz de verla. No quería pensar mucho, necesitaba algo menos exigente con el espíritu, algo más fácil, algo que me hiciera olvidar del niño ajeno que se había dormido sobre mi pierna izquierda y del otro que en la silla de atrás me hacía presagiar avalanchas terribles sobre mi cabeza, diciendo que estaba mareado. Y a las 10:30 PM, atendidas mis súplicas por la Virgen del Carmen (o la que sea patrona de los transportadores) pusieron License to wed de Ken Kwapis, ese bodrio insufrible en el que Robin Williams hace de cura que dirige cursos prematrimoniales y les pone a los novios pruebas para que demuestren su compromiso. Normalmente hubiera movido el control o hubiera pateado el televisor o hubiera salido despavorido. Pero en medio del bamboleo del bus por las terribles carreteras colombianas, la película resultó perfecta. Era como una historia que te cuenta alguien que no te importa, pero que es lo suficientemente interesante como para que recuerdes los detalles aunque no los nombres. Sabía que era mala, pero me entretuvo. Ya no sé si extraño aquellos viajes donde sólo ponían malas películas de Van Damme (perdón por la redundancia) o títulos desconocidos de Jet-Li. Lo que tengo claro es que en carretera, el espíritu se transforma de maneras desconocidas. Y eso ya nos lo habían enseñado las road-movies.

Mis cinco musicales

Tuesday, January 27, 2009 por Luis Fernando Afanador

El post de Patxo me dejó nostálgico de los musicales, que tampoco son mi género preferido, pero hay cinco que me encantan:
1. Dulce Caridad, de Bob Fose
2. Cantando bajo la lluvia, de Stanley Donen y Gene Kelly
3. Un americano en Paris, de Vicente Minelli
4. Fama, de Alan Parker (la vi trabado, pero vale)
5. Across the Universe, de JulieTaymor

ONCE / FALLING SLOWLY

Monday, January 26, 2009 por patxo

Huyo de los ‘musicales’. Reconozco que en este género hay grandes ‘pelis’, pero no son las que busco a la hora de ir a la sala oscura, tampoco las alquilo o las compro de segunda por Amazon. Por eso cuando una amiga me dijo: “Tenés que verte Once“, y me explico que era “algo así como un musical”, pero “sin bailarines”, me asusté un poco. No había razón para temer. Esta es una muy buena cinta, y sí, podría decirse que es un musical bien particular, uno de corazones rotos y canciones simples-conmovedoras. El filme lo dirige John Carney (On The Edge), ganó un Oscar en la categoría de Mejor Canción Original (en 2008) y cuenta la historia de dos seres solitarios que se encuentran en ese país tan musical que es Irlanda. Él (encarnado por Glen Hansard) canta en las calles y espera a cambio algunas monedas. Tiene el alma rota por culpa de una chica y su padre repara electrodomésticos (el viejo es especialista en aspiradoras). El muchacho tiene buena voz, no le falta inspiración y su manera de tocar atrae a una blanca inmigrante (interpretada por Marketa Irglova) que pronto compartirá sus tardes frías. Los une la música. Los junta el dolor en el pecho. Y no les cuento más, sólo les sugiero que, a como de lugar, se la vean, mejor si es un domingo en la noche. Los dejo con uno de los momentos musicales del filme (es cuando interpretan Falling Slowly, si quieren cantarla, aquí está la letra). Que lo disfruten. Feliz semana para todos.


OnceFree videos are just a click away

Una lección de cine

Saturday, January 24, 2009 por Samuel Castro

Sabemos que acaban de anunciar las nominaciones al Oscar y aunque podríamos decir muchas cosas (como por ejemplo que es muy bueno ver a Richard Jenkins postulado al premio a Mejor Actor por The visitor) por lo menos yo quiero esperar a ver la mayor cantidad posible de películas antes de dar un vaticinio (sobre todo porque, como nos ha enseñado Ricardo Silva, hay películas que van a ganar y películas que uno quiere que ganen) así que dejaremos eso para próximos días y nos vamos a ocupar hoy del pequeño infierno que pueden ser los otros.

Es como una maldición. Todo comienza con un montón de cuadraditos rojos y sólo dos amarillos, la representación gráfica de las sillas ocupadas y las dos butacas vacías en una esquina que la persona que te atiende en la boletería te muestra con cara de “¿se atreve?”. Y uno se atreve porque a pesar de que sea el último fin de semana de vacaciones y vea detrás en la fila a las hordas de adolescentes (una mezcla de todas las tribus, con sus pelos planchados o sus minifaldas o sus pintas para verse distintos que sólo los uniforman) que visitan el cine porque no tienen nada más qué hacer, todavía creemos en el género humano y en la civilización y pensamos (qué inocencia) que todos sabrán comportarse en el cine.

Pero no. Antes de que comience la película se alcanzan a escuchar cinco teléfonos (que son canciones que suenan “a todo taco” porque los ringtones ya no se usan) y cinco voces que llenas de gallitos y sin terminar de cambiar todavía saludan a su “parce” o a su “parcerita”, y le avisan que van a ver “mera” película que se ve “una chimba” (porque todos hablan más o menos como Juanes) pero que como no ha empezado tienen tiempo de conversar. Sí, como lo leen, ¡conversan durante los cortos!, una de las partes más importantes del ritual de cine para quienes nacimos hace más de 25 años. Lo que pasa es que ellos ya han visto una y mil veces esos trailers en internet y no sienten que sean importantes. Como susurrar es una palabra que no conocen, una vez comienza la película deberemos aguantar carcajadas inexplicables (se ríen, supongo que por tanto ver cine colombiano, cada vez que un personaje de la película dice mierda o puta o cagar, incluso cuando lo dicen en inglés y ellos se enteran por los subtítulos), comentarios a gritos entre butacas (no hay necesidad de hablar sólo con el de al lado, es un país libre, piensan tranquilos) y tiro al blanco con crispetas si la película no tiene una escena donde “pase algo” cada cinco minutos, pues sufren de desorden de atención por ver cantidades industriales de videos de 120 segundos en youtube.

Sí. También sé que suena a queja de anciano ante los tiempos que corren. Es cierto. Pero mi queja no es contra los pobres teenagers que nos amargan la salida a cine. Al fin y al cabo ellos crecieron así… silvestres digamos… salvajes. Mi reclamo es contra sus padres. Porque desde hace rato, en esta moda moderna de no contradecir a los niños, de hacer lo que ellos digan y regalarles lo que deseen aunque cueste un ojo de la cara, los papás olvidaron que su papel no es el de proveedores sino el de educadores. Y gracias a los matinés y a las películas animadas han dejado crecer a sus cachorros sin control. Los meten a las salas desde que tienen cinco años, suspiran de alivio mientras miran desde afuera cómo entran a la penumbra, y se van a recorrer el centro comercial, felices de librarse de sus retoños durante dos horas. Por eso estamos como estamos. Porque estos papás no se sentaron junto a sus niños (o lo hicieron pero como los pusilánimes en que se ha convertido la mayoría) ni estuvieron ahí para decirles que al único al que le sientan bien los eructos es a Shrek que es un ogro, que las crispetas tienen que entrar por la boca y no por el hueco de la camisa del que está adelante, que no se habla con la boca llena, que esos “ancianos” que ven la película junto a ellos son personas y no otros adultos como sus papás que tienen que soportarlos, que el cine es un espacio público y que ellos, que no son los dueños del mundo aunque lo crean, necesitan respetar a los otros que se encuentran a su alrededor y quieren ver la película. Porque todos esos muchachitos creen que el cine es la sala de su casa donde ven las películas en su DVD. Y no. Todavía no. Así que la lección no es para ellos, sino para todos los papás que existen, que han olvidado que es de ellos, de lo que hagan por educar a sus hijos, y no de los niños, de quienes depende el futuro del mundo. Y de esa antigua costumbre, ya casi arqueológica, de ir a una sala de cine.

Predicciones inglesas sobre los Oscar

Friday, January 23, 2009 por Luis Fernando Afanador

Entrevista con el nominado Gus van Sant

Thursday, January 22, 2009 por Luis Fernando Afanador

Tony Soprano se volvió general

Wednesday, January 21, 2009 por Luis Fernando Afanador

En la película In the Loop de Armando Ianucci:

La guerra de Irak en Sundance

Wednesday, January 21, 2009 por Luis Fernando Afanador

In the Loop, una comedia inglesa que una sátira a la guerra de Irak, fue aclamada en el festiival de Sundance. Qué bueno cambiar de guerra, salirnos de la inagotable Holocausto Judío, que ha vuelto al cliché con El niño del Pijama a Rayas, una reculada frente a la perspectiva diferente de este hecho que nos traían películas como La caída.

Dustin Hoffman responde el cuestionario Proust

Monday, January 19, 2009 por Luis Fernando Afanador

(Tomado de Vanity Fair)
Proust Questionnaire
Dustin Hoffman
From an unassuming college grad and a hungry young reporter to a cross-dressing actor and an autistic genius, his range and oeuvre are astonishing. The star of this month’s Last Chance Harvey reveals his secrets to Hollywood immortality.
illustration by Risko February 2009
What is your idea of perfect happiness?
When the coffee kicks in early in the morning and I’m on the couch with my dogs, reading the paper.

What is your greatest fear?
My belief that saying it makes it happen.

Which living person do you most admire?
The Portuguese director Manoel de Oliveira, who is 100 years old and still working.

What is your greatest extravagance?
Disposable glasses.

What do you consider the most overrated virtue?
Moderation.

On what occasion do you lie?
When people ask, “How are you?” The real answer I save for my therapist.

What do you dislike most about your appearance?
That it is only skin-deep.

Which living person do you most despise?
Any bully.

What is the quality you most like in a man?
Non-threatening.

What is the quality you most like in a woman?
Threatening.

Which words or phrases do you most overuse?
“How was yours?”

What or who is the greatest love of your life?
My family, which keeps growing.

When and where were you happiest?
The moment I knew I would spend my life with Lisa.

Which talent would you most like to have?
To play good jazz piano.

If you could change one thing about yourself, what would it be?
I’d like to read faster.

What do you consider your greatest achievement?
Knowing how much I don’t know.

What is your most treasured possession?
My notebooks.

What do you most value in your friends?
Private planes.

What do you regard as the lowest depth of misery?
Auditioning.

What is your favorite occupation?
Eavesdropping.

What is your most marked characteristic?
Unpredictability. However, those who know me find me very predictable.

Who are your favorite writers?
Nineteenth-century Russians.

Who is your favorite hero of fiction?
Mr. Magoo.

Which historical figure do you most identify with?
Columbus—if it’s true that he knew where he was going, got lost, and found a place that was better.

Who are your heroes in real life?
Those who overcome adversity.

What is your greatest regret?
Waiting too long to do those things that I’m finally hoping to do now.

What is your motto?
“The true mystery of the world is the visible, not the invisible.”—Oscar Wilde

MAS FILMES PARA 2009

Sunday, January 18, 2009 por patxo

Seguimos con la lista de películas que deberían llegar a nuestras pantallas chibchas (o al menos eso es lo que esperamos rabiosamente). Ya Lucho Afanador puso a dudar a los lectores con la reseña que rescató de The Guardian sobre Slumdog Millionaire (filme ganador de cuatro Globos de Oro), dirigido por un realizador que tiene una carrera de altas y bajas, pero, sin duda, muy interesante: Danny Boyle, director de Trainspotting y de esa maravillosa obra que es Shallow Grave -una joya de los 90-. No he visto el filme pero quisiera también recordarles que el veteranísimo Robert Ebert, del Chicago Sun-Times afirma que la peli es un “fenómeno” y que cuando él la vio en el pasado Festival de Toronto sospechó que iba a ganar el premio del público, como realmente sucedió. Manohla Dargis, en The New York Times, a pesar de plantear lo que le molesta de la ‘peli’ (dice que quizás lo que no le cuadra es que le parece “calculada”), acepta que termina seducida por ella. En fin, son opiniones. Más filmes para 2009: Repo, The Genetic Opera, se supone que se estrenaría el 6 de marzo en Colombia, dirige Darren Lynn Bousman; Frost/Nixon, el realizador es Ron Howard y claro, una de las superproducciones de este año (se supone que se debía estrenar en 2008), Harry Potter and The Half Blood Prince, dirige David Yates. el estreno mundial es el 17 de julio. Los dejo con los trailers (en HD), de Slumdog y Repo. Recuerden que pueden verlos en alta definición si le dan doble click al reproductor y en Youtube eligen ‘HD’. Buena semana para todos.

YouTube Preview Image