volver a ochoymedio.info

Archivo para December, 2008

No sólo de remakes vive el cine

Saturday, December 27, 2008 por Luis Fernando Afanador

Todavía pensado en el artículo mencionado en el último post, me fui a ver Conversaciones con mi jardinero de Jean Becker. Y bueno, por la propuesta de esa película me atrevo a decir que habrá otra tendencia en un futuro proximo: el regreso al cine naturalista, de la vida cotidiana, de lo simple, de lo auténtico, narrativo, de primacía de los diálogos, de planos y contraplanos.

A falta de ideas, buenos los remakes

Saturday, December 27, 2008 por Luis Fernando Afanador

Lo que nos espera en 2009 según este interesante artículo de El País de España:

Los críticos eruditos y los críticos pedantes

Wednesday, December 24, 2008 por Luis Fernando Afanador

Hay un tipo de crítico de cine que es el erudito. El que se ha visto todas las películas y se la pasa citando: películas, directores, actores. Se ahogan en su propia información y no son capaces de decir algo interesante sobre una película. Por fortuna existe IMDB y el Internet, que los dejo fuera de lugar en la historia, pero ellos aún no parecen haberse enterado.
Y hay otro tipo de crítico que es el teórico, el descendiente de Cahiers du cinéma -a la que el gran Buñuel ya le hacía chistes implacables- y que floreció en todo su esplendor en la década de los sesentas y setentas, alimentada por la semiología. ¿Existen todavía en estos tiempos posmodernos? Sí, increíble pero cierto: existen porque siempre habrá gente que no puede caminar sin muletas.
Por si las dudas, aclaro: no estoy en contra de la crítica y no estoy proclamando que cualquier cosa que se diga sobre una película sea válida. En el cine, como en cualquier arte, hay unos receptores más estimulantes que otros, más provocadores. Me parece indispensable que alguien, a la hora de abordar una película, nos enriquezca con una perspectiva más amplia de la historia del cine. ¿Cuál es entonces el límite de la erudición y de la especulación? Nosotros mismos, nuestra subjetividad. Finalmente importan las películas que tienen que ver con nuestras vidas, que nos ayudan a vivir. Lo demás es vana erudición y prepotencia.