volver a ochoymedio.info

Archivo para July, 2008

El cine de los otros: Pilar Quintana

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Yo le creo a Pilar Quintana todo lo que dice, todo lo que hace, todo lo que escribe. Qué bueno es cuando una persona que uno quiere es, además, una persona talentosa. Qué bien poderle decir, sin ser condescendiente ni diplomático, que Coleccionistas de polvos raros, su segunda novela, que publicó hace exactamente un año en una edición muy seria de Editorial Norma, es una novela tensa, muy bien hecha, que no se deja soltar desde que se empieza.  
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?
 
La primera película que me vi en cine fue Fantasía. Me acuerdo que me impresionaron el tamaño de la pantalla, la oscuridad y, sobre todo, la sensación de ser demasiado pequeña para la silla.
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?
 
-El club de la pelea
-Misery
-Tan lejos tan cerca, la de Wim Wenders, que en inglés se llamaba Far Away, So Close! y en alemán, creo, El cielo sobre Berlín. En todo caso es la segunda de la serie, no la del ángel que se enamora de la vieja del circo, sino la otra, la que es con Nastassja Kinski.
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?
 
Películas como El club de la pelea o Matrix, por ejemplo, porque tienen conspiraciones  y mucha paranoia en sus argumentos.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?
 
Me gusta verme esas comedias malas gringas tipo Naked Gun, claro que no les pago la boleta en cine, las veo en video.
 
5. ¿Por qué no puede dejar de ver cine?
 
Porque soy adicta a la ficción.

El cine de los otros: Juan Carlos González

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Leer al médico infectólogo Juan Carlos González Arroyave es una maravilla. Leerlo los jueves en El Tiempo, cada mes en Arcadia, cada tanto en Kinetoscopio o en la revista de la Universidad de Antioquia o en el archivo de artículos de www.ochoymedio.info O leerlo en la biografía de Truffaut que escribió hace un par de años. O en el estupendo libro de la obra de Billy Wilder que saldrá dentro de poco. Creo que es un comentarista de cine del nivel de los grandes que ha habido en Colombia: como Hernando Salcedo Silva, Andrés Caicedo, Enrique Pulecio, Gilberto Bello y el padre Luis Alberto Álvarez (que fue, entre otras, su maestro) tiene una vocación muy conmmovedora a hacer de todas las películas un evento extraordinario: sus textos iluminan, desde Medellín, la cartelera que se renueva todas las semanas. Para mi es una felicidad, además, ser amigo de Juan Carlos. Y conocer sus opiniones de primera mano.
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

Sí. La primera película que ví fue en el difunto teatro Alameda en Cali, hace -supongo yo- unos 35 años. Me llevaron a ver al topo Gigio. Aún me veo de pie sobre la silla del teatro viendo asombrado la enorme pantalla ¡a color! que tenía en frente.

 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Ví La Strada sin conocer mucho a Fellini y el impacto inicial fue arrollador. Ninguna otra película de él me ha conmocionado tanto tanto…Cuando tenía unos diez años ví con mi hermano una película de la que no sabíamos nada: resultó ser La guerra de las galaxias. Casi nos da un infarto en cine viendo semejante espectáculo.
Ver los 400 golpes en cine, después de haberla descubierto inicialmente en video también fue una hermosa vivencia. Hay tantas… no quiero dejar pasar, sin embargo, lo que representó para mí ver Annie Hall en cine por primera vez. Yo era un adolescente, pero sentí que ese cine tenía desde ya mucho para decirme.

 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse cómo es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

Veríamos a Hitchcock, le pondría La ventana indiscreta, Vértigo y una de mis favoritas: The Trouble with Harry. Haríamos una visita a una diva y veríamos Roman Holiday, Sabrina, Love in the Afternoon y, claro, Breakfast at Tiffanys. Quisiera mostrarle Deseando amar, Antes del amanecer y Los puentes de Madison, el hombre que amaba a las mujeres… que le vamos a hacer, me reconozco como un romántico condenado.

 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?

Así sin pensarlo mucho no recuerdo ninguna, pero creo que hay mucha película vista en los años ochenta que hoy no me atrevería a confesar que ví y menos a volverlas a mirar.

 
5. ¿Por qué no puede dejar de ver cine?

El cine para mí está amarrado al acto de escribir. Es casi una frustración cuando veo una película y no puedo escribir de ella. A veces pienso que voy a cine para poder después escribir y leer también a los que escriben de cine.

El cine de los otros: Alejandro Martín

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Mi amistad con Alejandro Martín Maldonado es uno de los premios que se me han dado en estos años inesperados. A veces sospecho que en verdad es un hermano. Y las otras veces lo sé. Matemático, filósofo, cinéfilo extraordinario, una de esas personas que logra, como los buenos caleños, producirnos cierta nostalgia por no haber nacido en Cali, ha logrado habitar al mismo tiempo, y cómodamente, la academia, el mundo del arte y el del Internet. Tuvo un cineclub legendario. Produjo un par de cortometrajes. Y de vez en cuando escribimos argumentos que se nos quedan por ahí pero que siempre andan vivos. Tiene, al día, todas las ideas que una persona puede tener. Fue editor de la estupenda revista Piedepágina durante sus tres años de existencia. Es el editor de la página de web de la Biblioteca Luis Ángel Arango: www.lablaa.org Y es el jefe de www.ochoymedio.info  
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?
 
No. Pero me cuentan que lloré mucho al ver Bambi.
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

 
Quizás los grandes momentos no han sido ninguno de los que nombra, sino más bien películas. No sé si para bien o para mal, mi religión pareciera ser el cine. En orden biográfico: Bambi, El imperio contraataca, ET, Admiradora secreta, Clint Eastwood y James Bond, Duro de matar, El silencio de los inocentes, Vértigo, El piano, Tan lejos tan cerca, La muerte cansada, La ardilla roja, El cocinero el ladrón su esposa y su amante, Fresas Salvajes, Stalker, El espíritu de la colmena, El decálogo, Annie Hall, El club de la pelea, El diario de un cura rural, Magnolia, Dogville, La pandilla salvaje, Eterno Resplandor de una mente sin manchas, El sur, Al este del edén. Sobre todo en la medida en que mi vida en gran parte ha estado marcada por los modos de ver cine: en el colegio ir a cine con mi papá, alquilar en la esquina y zamparse toda la programación de los festivos; en la universidad ir a cine con Margarita y toda la experiencia del cine-club; luego ir a cine solo en Madrid en Martín de los Heros y la Filmoteca; y por último toda la educación en cine gringo a partir de la videoteca de nuestro querido anfitrión. 
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

 
Si quisiera presentarme yo, le pondría a ver la lista de arriba. Y si fuera una sola y quisiera que me conocieran bien: Antes del amanecer.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?
 
Quizás el mejor aprendizaje ha sido el de que si me gusta no son malas y el de no sentir culpa por nada. Pero si uno debe sentir culpa por que le guste el porno, entonces confieso que me fascinó la versión de Playboy de “Alicia en el país de las maravillas”. Pero incluso para esa puedo inventar una reseña en la que con elaborados argumentos consiga probar que es buenísima.
 
5. ¿Por qué no puede dejar de ver cine?

 
No encuentro una razón. Es posible que me aburra, incluso me da susto que cada vez sea más difícil emocionarme. Y muchas veces me da locha verla pensando que luego tendré que escribir. Pero quizás la mejor razón para ir a cine es que es buen plan, y que todavía muy pocas cosas me emocionan tanto como una película cuando me emociona. Y que es divertido hablar de cine. Pero también es jarto cuando de lo único que hay para hablar es cine.

El cine de los otros: Juan Felipe Orozco

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Ya viene la segunda película de Juan Felipe Orozco: presionen la frase “presionen la frase para ver el teaser” para ver el teaser. Y lean las respuestas de Juan Felipe, ese cineasta tan amable y tan auténtico, porque seguro que compartimos muchas de sus películas preferidas. Orozco dirigió Al final del espectro hace un par de años. E hizo muy bien la tarea: es una película de horror japonés traducida al colombiano. Ahora se le ha metido en la cabeza filmar una de acción tipo Bruce Willis traducida a nuestra realidad. Seguro que también la logra. Y que pronto caemos de lo importante que es lo que está haciendo: necesitamos valernos de los géneros, habitarlos, aprovecharlos, torcerlos, para llegar a contar buenas historias sobre el país. 
 

1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

 

Recuerdo que mi primera película “consciente” fue La historia sin fin. La verdad yo quería ir a ver Tiburón, pero mi mamá no me dejó. Pero sí, valió la pena, recuerdo que cuando Falcor volaba uno sentía vértigo. Fue una experiencia única, nunca voy a olvidar ese momento, me marcó mucho en mi vida…

 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Magnolia, American Beauty, E.T. el extraterrestre, Terminator 2, La historia sin fin, Fight Club, Seven, Batman Begins… son de esas cosas que cuando uno sale del cine lo menos que quiere es hablar con alguien, uno sale mudo, sin saber lo que vio, tratando de asimilar todo… para mi la experiencia más emocionante es salir de una gran película con un nudo en la garganta… creo que a todos nos pasa…

3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse cómo es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?
 
Volver al Futuro, Magnolia, Terminator 2, Stand By Me.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?
 
Die Hard 3, Wayne´s world, Top Gun, Legally blonde, Titanic…

5. ¿Por qué no puede dejar de ver, escribir, hacer cine?
 
Simplemente no puedo, es como respirar. Ver y hacer cine es algo espontáneo, algo natural pero sobre todo algo que te llena de pasión, es un placer muy dificil de describir, la idea de invitar al espectador, de moverle el piso, de emocionarlo, de jugar con él, de entretenerlo… y sobre todo de mostrar caminos, proponer cambios culturales y sociales… hacer cine es algo que va mas allá de la razon y de justificación, es algo que simplemente pasa… simplemente ocurre…

El cine de los otros: Diego Garzón

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Diego Garzón ha trabajado en Semana, en Plan B y en SoHo. Es el editor de esta última desde hace un par de años. Pero sobretodo es un periodista compasivo que se resiste a las mezquindades de las primeras planas, un inteligente divulgador del arte contemporáneo colombiano (su libro Otras voces, otro arte es una maravilla) y un hombre sin ego que no se come ningún cuento de ningún gremio. Me gusta su forma de ser cinéfilo. Me veo con él cada vez que se puede. Es una tradición de buenos amigos en la que participa Luis Fernando Afanador. Y, cuando me cuenta qué películas nuevas le han gustado (porque, además, se las ve todas), ya sé cómo son: tristes, pausadas, graves, sensibles, perdidas en algún pueblito de alguna parte poco vista del mundo.

 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

 
Mi primera vez en el cine fue viendo Firefox, muy en los 80. Luego vino E.T. el extraterrestre. Estaba en el colegio y todavía me acuerdo perfectamente de la sensación. Fue lo mejor. Fue saber que se podía soñar con ese tipo de cosas.
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Los niños del cielo. Sé que es tipica mía pero me marcó mucho porque es una historia sencilla pero absolutamente cargada de poesía. Los dos hermanos compartiendo un par de zapatos. Eso es todo. Y la escena en que se ponen a lavarlos con jabón en una fuente mientras se ríen y gozan como si lo que viven no fuera nada grave, no deja de emocionarme. Si se suma que está basada en una historia real y que sus actores son naturales, pues me emociona todavía más.
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse cómo es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

Muchas son placeres culposos también y se cruzan con las de la pregunta cuatro. Desde Love Actually hasta El hombre que amaba a las mujeres de Truffaut. Desde About Schmidt hasta Fabricante de estrellas de Tornatore. Pero también La fiesta inolvidable, Entre copas, El regreso (la película rusa). Muchas mamertas.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?

Nunca pasarán por las mejores pero confieso que me gusta Jerry Maguire, Dónde está el piloto, Los Fockers, Supersecreto, Loco por Mary. Están son las tipicas que puedo ver y ver y siempre me río a pesar de que no creo que pase mucho con ellas cuando se haga una historia seria del cine.
 
5. ¿Por qué no puede dejar de ver, escribir, hacer cine?

Creo que fue usted el que lo dijo o se lo leí: yo solo me siento a salvo en una sala de cine.

El cine de los otros: Camilo Jiménez

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Tengo varios amigos en común con Camilo Jiménez. Así que ya lo conocía, ya me parecía amigo mío, la primera vez que me lo encontré. Camilo es el editor de El Malpensante desde hace ya varios años. Pero hace poco pasó por Culturama, el programa de televisión sobre cultura, para darse un paseo por los otros mundos. Lo mejor que tiene, aparte del sentido del humor, aparte de su cinefilia y su manera muy personal de leer los libros, es que escribe muy bien. Vive rodeado de gente que tiene que ver con las películas. Vive bien rodeado. Su blog es muy bueno:http://elojoenlapaja.blogspot.com Y sus respuestas a nuestra pequeña entrevista, que sigue dándole forma a esta especie de documental, le recuerdan a uno que se podría vivir una vida sin salir del cine.
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

La primera película que vi en pantalla grande fue El gran vals, de Julien Duvivier (1938). A mis siete años no podía creer que hubiera un mundo tan fastuoso, tan colorido, tan vistoso por fuera de mi casa, de mi barrio. La historia se me olvidó, pero los salones, los vestidos, la música todavía me acompañan. Creo que lo que se siente al ir a cine por primera vez es sorpresa y arrobamiento, lo mismo que había sentido un par de años antes cuando vi el mar por primera vez. Estimo que el sentimiento es el mismo: arrobamiento ante la grandeza.
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Para mí son muchas las que me han levantado del piso, aunque no me sentí así ni cuando hice la primera comunión, ni cuando me gradué ni cuando me casé. Sí sentí eso cuando pude separarme (lo siento, Gloria, pero es cierto), o a ratos cuando termino una novela que me ha tenido emocionado durante un par de meses. Podrían ser: Érase una vez en América, de Sergio Leone. Stalker, de Andrei Tarkovski. Fitzcarraldo, de Werner Herzog. Scarface, de Brian de Palma. La ventana indiscreta, de Hitchcock. Birdy (Alas de libertad), de Alan Parker. Casino, de Scorsese. Goodfellas, de Scorsese. Taxi Driver, de Scorsese. Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa. Entre las que repito cada que puedo están las de Scorsese (menos El aviador y Pandillas de NY, que me parecieron bodrios) y Sideways, de Alexander Payne. Últimamente me levantó del piso Garden State, de Zach Braff.
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

Las que puse en la respuesta anterior más El hombre que sabía demasiado (Hitchcock), Los 400 golpes (Truffaut), Some Like It Hot (Wilder), Sin aliento (Godard), Sunset Boulevard (Wilder), La mujer de arena (Hiroshi Teshigahara)…  Creo que invitaría a esa persona a ver una película cada dos o tres días y en dos años no acabaríamos de conocernos.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?

Debo confesar que soy un terco y devoto brucewillista: no me pierdo ni una. He llegado a decir con pleno convencimiento que Ben Stiller es el nuevo Chaplin. Las películas del combo de Stiller me fascinan y no me las pierdo (Owen Wilson, Will Ferrell, Vince Vaughn…).
 
5. ¿Por qué no puede dejar de hacer cine? O: ¿por qué no puede dejar de ver cine, de escribir sobre cine, de escribir cine?

Si podría dejar de ver cine, pero bebería más y quizá me aburriría un poco, y yo le huyo a la aburrición como le huyo a las ratas y a la gente mentirosa.

El cine de los otros: Matías Bize

Thursday, July 17, 2008 por mga

Qué bueno que se ha estrenado en Colombia (el viernes 25 de abril) el largometraje En la cama (2005), del cineasta chileno Matías Bize, una película valiente que se atreve a contar la historia de un romance de una sola noche como un Antes del amanecer que no sale del cuarto sórdido de un motel. Sus personajes logran, en verdad, ser personas. Y eso la hace una experiencia memorable. Acá, en www.enlacama.cl, queda claro que se trata de aquella película famosa, ganadora de varios premios (La espiga de oro de Valladolid, el Ariel mexicano, el Casa de las Américas de La Habana), que ha sido imitada sin fortuna por estos lados. Y se recuerdan sus escenas principales. Bize tiene 29 años. Y hace dos años completó un largometraje más: Lo bueno de llorar: www.lobuenodellorar.cl. Estas son sus respuestas:  
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?

Solo recuerdo que caminaba bajo los asientos, creo que era muy pequeño para ir al cine. Lo pasé muy bien, pero nunca miré a la pantalla. Era “El regreso del Jedi”. ¡Una gran película!

 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con
(haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera
comunión o la graduación o el matrimonio?

Perros de calle, Magnolia, Whisky, El Graduado, Manhattan,
Contra viento y marea, El club de la pelea.

 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera
presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?


Magnolia, Antes del atardecer, Lost in Translation.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus
principales placeres culposos del cine?


Zoolander, aunque no es una película mala, ¡es una gran película!

 
5. ¿Por qué no puede dejar de hacer cine? O: ¿por qué no puede dejar
de ver cine, de escribir sobre cine, de escribir cine?


Porque cuando hago cine veo a mis amigos y trabajo con mis amigos. Creo que esa esla gran razón por la que hago cine: para estar más tiempo con mis amigos.

El cine de los otros: Ramón Cote Baraibar

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Ramón Cote Baraibar es un poeta estupendo: El confuso trazado de las fundaciones, Botella papel y Colección privada, entre otros más, son poemarios a los que no les sobre palabra alguna. Cote ha escrito una biografía de Goya. Y un par de libros de cuentos en los que juega (sobre todo juega) con la literatura como los niños juegan con los juguetes que tienen entre un cajón. Su primer libro de cuentos, Páginas de enmedio, tiene unos relatos que en verdad valen la pena. Acaba de aparecer uno nuevo en la Feria del libro de Bogotá: Tres pisos más arriba. Yo creo que, quien está al tanto de la literatura colombiana, sabe que es una muy buena noticia. Respondió esto en medio de nuestro documental. Y agregó dos preguntas sin pedir permiso:
 
1. ¿Recuerda qué se siente ir a cine por primera vez?
 
Frío en las rodillas
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?

Blade Runner, Dersu Uzala, After Hours, Corazón salvaje, Lord Jim, Amor entre gotas de lluvia, Hot Spot, Blue velvet, Betty Blue, El festín de Babel, El contrato del dibujante, El cocinero, su amante, etc,
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse como es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?

Las mismas, más Lluvia negra, Los Duelistas, Perdidos en Tokio, Match Point, todo Alex de la Iglesia, todo Greenaway, Qué he hecho yo para merecer esto.

 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?
 
El corcel negro (ojo porque el productor de esa primera peli es Coppola y el narrador de la carrera de caballos es el retrato más exacto que he visto de Pessoa), todas las pelis donde aparece Michelle Pfeiffer. Adoro Manhattan y ese monólogo de Woody Allen con la grabadora. Las películas de perdidos en la nieve me matan de la felicidad
 
5. ¿Por qué no puede dejar de ver cine?
 
Porque siempre habrá maravillas, o mejor, nunca dejará de haberlas: Los sospechosos de siempre, La vida de los otros, Los Infiltrados. Y de todas partes del mundo: muchachos/as de veintipuchos años que hacen cosas extraordinarias como El orfanato, Los otros, Temporada de patos, Opera prima.
 
6. ¿Cuál es su héroe?
 
Peter O´Toole y Mister Magoo.
 
7. ¿Cuál es su heroína de todos los tiempos?
 
Lauren Bacall

El cine de los otros: Andrés Burgos

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Andrés Burgos, escritor, libretista, guionista, cineasta, cinéfilo, ha escrito dos novelas realmente buenas. La primera, Manual de pelea, es una divertida historia de iniciación en la que estamos todos involucrados. La segunda, Nunca en cines, es la conmovedora historia (editada como el cine pero escrita como verdadera literatura) de una amistad en el mundo de los cinéfilos. Burgos sabe muchas cosas inútiles. Hace reír al más amargo. Y ha escrito muchas cosas más, un libro de cuentos que vi hace un par de días, una serie de artículos de humor para SoHo, una telenovela muy bien hecha (Hasta que la plata nos separe), pero lo mejor que ha hecho, para mi, es Nunca en cines. Por ese libro lo conocí. Nos hicimos buenos amigos. Y desde entonces hacemos lo posible para estar al tanto de lo que le pasa al otro. Sé que está escribiendo otra serie de televisión. Y tiene entre manos una novela sobre una mudanza.
 
1. ¿Recuerda que se siente ir a cine por primera vez?
 
Sobrecogimiento. Creo que fue E.T. el extraterrestre y no cerré la boca durante toda la proyección.

2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?
 
Casablanca, El chico, Trainspotting, Historias mínimas, Mundo fantasma, Memorias del subdesarrollo, The Proposition.
 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse cómo es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?
 
Historias mínimas, Entre copas, Los niños del cielo, After Hours, alguna de Ben Stiller y una de zombies.

4. ¿Cuáles películas calificadas como buenas ha odiado?
 
Río Místico, Moonson Weeding y todo lo de Mira Nair, cualquiera de Won Kar Wai con la excepción de Esperando amar, y varias de Tarkovsky.

5. ¿Por qué no puede dejar de ver cine, de escribir sobre cine, de escribir cine?
 
Porque siempre será una vía de evasión segura, amable y leal. Un cómplice que sólo espera un guiño para entrar a escena.

El cine de los otros: Javier Moreno

Thursday, July 17, 2008 por Ricardo Silva Romero

Hoy viernes a las cuatro de la tarde le haré preguntas, desde la feria del libro, a Javier Moreno. Estará acompañándonos, a Alejandro Martín Maldonado, a Félix Romeo, a Anabelle Handdoek y a mi, en una mesa redonda sobre la narrativa en los blogs. Y lo hará porque es, probablemente, el blogger más popular de este país: su http://bluelephant.blogspot.com/ lo ha convertido en ídolo de toda esa gente suelta que anda por internet. Javier es cuentista, matemático, analista de todas las cosas que pasan. Suelen salirle bien los chistes. Y edita desde hace unos años la página que sabemos, www.ochoymedio.info, en donde su reseña de Holocausto Caníbal es un éxito que no se detiene. También tiene un blog sobre estrenos de cine: http://www.canaltcm.com/estrenos Qué bueno es estar al tanto de lo que le pasa. Y ser testigo de las bromas que se le pasan por la cabeza:
 
1. ¿Recuerda que se siente ir a cine por primera vez?
 
No, recuerdo haber visto Los Goonies en un teatro en el centro de Bogotá. Recuerdo las sillas rojas y abullonadas y recuerdo a mi tía Mati acompañándonos. Recuerdo que me daba miedo el monstruo incluso cuando sabía que era un buen tipo. Recuerdo que yo quería tener un cinturón como el del japonés. También recuerdo que luego de la película nos comimos un helado.
 
Antes o después vi E.T. Ya no estoy seguro.
 
2. ¿Cuáles son las películas de su vida que puede comparar con (haberlas visto fue para usted) un gran evento como la primera comunión o la graduación o el matrimonio?
 
– Magnolia.
– E.T.
– Los Goonies.
– The Royal Tenenbaums.
– Holocausto Canibal.
– Pesadilla sin fin 3.
– Being John Malkovich.
– Reza por tu muerte, Ninja.
– 23.

 
3. Si acabara de conocer a alguien que ve pocas películas, y quisiera presentarse cómo es, ¿qué películas lo pondría a ver con usted?
 
Una de las que estrenen el viernes, cualquier entrada es buena.
No acostumbro repetir películas.
 
4. ¿Cuáles son sus películas malas favoritas, es decir, cuáles son sus principales placeres culposos del cine?
 
– Zapped.
– La Venganza de los Nerds.
– Porky’s.
– Retroceder, Nunca. Rendirste jamás.
– Cualquiera con Van Damme.
– Karate Kid.
– De mendigo a millonario.

 
5. ¿Por qué no puede dejar de hacer cine? O: ¿por qué no puede dejar de ver cine, de escribir sobre cine, de escribir cine?
 
Porque soy un adicto a la ficción, y un creyente fervoroso en su
religión asociada. Es mi obligación evangelizar.