volver a ochoymedio.info

Cincuenta años no son nada

May 21, 2008 por Luis Fernando Afanador
YouTube Preview Image

Cumple 50 años Vértigo (De entre los muertos), una de las mejores películas de Alfred Hitchcok y de la historia del cine. A comienzos de este año la volví a ver y me volvió conmover igual que la primera vez. ¿Qué tiene esta obra que no le pasa el tiempo? Una poderosa trama, de varios niveles y sentidos. Es un relato policíaco con un enigma que se resuelve en forma impecable. Y es también una historia de amor trágica y sublime, como corresponde al gran amor en Occidente: un hombre se enamora de una mujer inexistente, muerta hace mucho tiempo y cuyo modelo fue tomado de una pintura. Y la mujer real encargada de actuarla -para engañarlo y cometer un crimen- se enamora de él. Después del crimen el hombre conoce a la mujer real aunque ella mantiene el secreto. Pero tendra que volver a representarla: es la única alternativa que le queda para capturar su atención. El amor no existe, el otro es siempre un fantasma inventado por el que ama, repiten desde hace siglos scritores y psicoanalistas y Hitchcok, con gusto, se adhiere a esa tradición. Y hay, finalmente, un sustrato mítico. Este hombre que no se resigna a que su amada le sea arrebatada por los moradores del reino de la muerte, es el mismísimo Orfeo, fundador de la poesía:

¡Ay! ¿Quién de la tierra conoce las pérdidas?
Sólo aquel que cante, pero con tonos de alabanza,
el corazón nació para el Todo.

(Rilke, Sonetos a Orfeo, traducción de Otto Dorr)

Dejar un comentario