volver a ochoymedio.info

Sitges 2007: Quinto informe.

Oct 11, 2007 por Javier Moreno

Ayer me la tomé suave. Sólo tres películas iniciando al medio día:

Para empezar Mr. Brooks, con Kevin Costner y Demi Moore (pero no se asusten), una comedia de humor negro sobre un asesino serial que lucha por mantener una vida más bien normal. En alguna nota sobre la película dicen que es sorprendente ver a Costner haciendo un papel de malo-malísimo, pero la realidad es que, dentro de los estándares del género psychokiller, Costner es hasta entrañable. Su asesino expresa con sinceridad su deseo por dejar el crimen, pero el ansia no se lo permite. Es una persona arrepentida, con crisis internas, alguien que sufre por el futuro de su familia y no disfruta haciendo lo que hace. Un malo-buenísimo, diría yo.

Luego, en la plana sala Tramontana del Hotel Meliá, vi la dupleta de mockumentales Nous amis les terriens y American Zombie. El primero nos presenta un típico drama psicosociosexual de cine francés ambientado como un documental de National Geographic y con elementos de ciencia ficción y autorreferencialidad. Los extraterrestres nos observan e interpretan. Experimentan con nosotros. Disfrutan con condescendencia de nuestra torpeza. Alguna vez también fuimos así, dice el narrador (quinta película con escenas de habitación cerrada, por cierto). El segundo trata sobre la verdadera faceta de los zombies. Es un documental que intenta reivindicar el derecho de una minoría aquejada por un misterioso virus a convivir en sociedad sin ser discriminada ni alienada. Una burla rampante a los movimientos de activismo gringos, al neohippismo de estilizadas coffeeshops vintage, al manejo mediático y el sistema de control de inmigrantes.

Un comentario para “Sitges 2007: Quinto informe.”

  1. Pedro Felipe dice:

    Mr. Brooks me intriga enormemente… Aunque Costner se tiene muy merecida su reputación de paria por Waterworld, es un buen actor (cuando quiere), y celebro su regreso. Como anécdota señalo que pese a su tenebrosa leyenda, la peli “más cara de la historia” terminó pagando la inversión, llegando incluso a ser rentable (Wikipedia dixit).

Dejar un comentario