volver a ochoymedio.info

Archivo para June, 2007

SICKO / REGRESA EL GORDO MOORE

Friday, June 29, 2007 por patxo

Este viernes 29 de junio se estrena en los Estados Unidos el nuevo documental del gordo Michael Moore: Sicko, en el que critica duramente -y con su tradicional mala leche- el sistema de salud de su país natal. El filme, como es usual en la obra del realizador, está cargado de un discurso provocador que le da su patada en el culo al gobierno gringo. Y parece que lo que muestra el documentalista es revelador e incendiario, tanto que en la revista Rolling Stone el eterno Peter Travers advierte: “Nota para el presidente: Aquí tienes la oportunidad para apresar a Michael Moore”. Sí, quizás algunos estábamos hartos de ver al gordo haciendo payasadas en todos los medios en su campaña anti Bush, y también nos preguntamos si la ‘forma’ cinematográfica de Moore se ha convertido en una ‘fórmula’, sin embargo, al gordo lo que es del gordo. Los que estén en los States que nos cuenten qué tal es la película. Mientras, los que vivimos en el platanal (teñido de sangre y tristeza) esperaremos a que suceda el milagro y llegue a las pantallas nacionales. Aquí la página oficial del filme. En este enlace la reseña del New York Times.

YouTube Preview Image

INEVITABLE / CITIZEN KANE

Thursday, June 28, 2007 por patxo

En un blog de cine medianamente decente tarde o temprano llegará ese día en el que se le rinda homenaje a un filme que con el paso de los años muestra como las arrugas le sientan muy bien. Hoy le dedicamos este espacio a otra de las grandísimas obras que nos ha dejado el cine: Citizen Kane. Si no la conocen o saben poco de su autor, Orson Welles, les recomiendo que revisen este enlace y este otro. Y si alguno del foro no la soporta, tranquilo, no tiene porque sentirse mal, creo que a muchos nos afecto de manera negativa la primera visualización del Ciudadano Kane. Aún recuerdo que el profe de audiovisuales la puso en clase, en un viejo salón de la Universidad del Valle, en Cali, y antes de oprimir el PLAY del VHS nos advirtió que veríamos una obra maestra, un filme-oro, la maravilla cinematográfica. Media hora más tarde la mitad del recinto estaba vacío. Una hora después solo quedábamos pocos (yo luchaba, trataba de entender cuál era la genialidad de aquella obra; no podía). Al final del filme alguien dijo: “¿Y eso era todo? No, esa huevonada la hago yo”.

Pasaron los años y creo que todos, en distintas circunstancias, volvimos a enfrentarnos con la historia de Charles Foster Kane. Entonces comenzamos a ver su brillantez (porque la vimos sin pedirle nada), a disfrutar con esa manera endemoniada de rodar de Welles, su montaje alucinante, la elegancia, pero también el halo de misterio de su obra. Y quedamos atrapados. Y compramos la cinta en los saldos de DVD. Y no, esa “huevonada” solo la podía hacer un enorme director como don Orson. Aquí los dejamos con algunas imágenes del inicio de la cinta, para muchos críticos la mejor peli de la historia. Buena semana para todos.

YouTube Preview Image

LADRÓN DE BICICLETAS

Tuesday, June 19, 2007 por patxo

Un obra genial, sin duda; una de las películas que debemos tener en nuestra DVDteca, esa es Ladrón de bicicletas, una de las mejores cintas de Vittorio de Sica (esta, junto a Umberto D, son mis favoritas del autor italiano) y pieza necesaria-maestra del neorrealismo. La película, si se sigue la traducción textual, debió llamarse Ladrones de bicicletas (Ladri di biciclette), un título que explica mucho mejor lo que se ve en el filme, un título que quiere expresar que, como Antonio, el padre del pequeño Bruno, todos podríamos ser ladrones, porque el hurto es el único camino posible para lograr subsistir en una sociedad hostil, de todos contra todos. Si te roban tu bici y nadie responde, nadie ayuda, ¿qué camino te queda? ¿Cómo vas a alimentar a tu familia sin ese medio de transporte que te permite trabajar? ¿Por qué te roban tu bicicleta si lo único que intentas es pedalear, pegar carteles y recibir tu paga? ¿Qué haces, sentarte a llorar acaso?

Filme impresionante el creado por De Sica. Y no pierde vigencia, lo ves una y mil veces y sigue impactando (los rostros de los personajes, la búsqueda frenética, la lluvia, la pobreza, el llanto de Bruno, la salida del estadio, el mundo que no cambia). Si no recuerdan de qué va la obra entonces revisen este enlace. Suficientes líneas, ahora los invito a ver algunos momentos de la película, instantes en los que nuestro protagonista intenta recuperar su bici (la ‘burra’, decían mis amigos de cuadra en Cali) pero no lo consigue y tiene que tomar una decisión desesperada. Espero que les guste. Cualquier parecido con la vida real no es coincidencia.

YouTube Preview Image

Stephen Frears habla

Sunday, June 17, 2007 por Andrés Borda

Tuve que mirar unas dos, tres veces antes de convencerme de que Stephen Frears era Stephen Frears cuando lo vi entrar en la sala de cine de la escuela en la que ando estudiando: el director de películas geniales como The grifters, o My beautiful Laundrette, o High Fidelity, es un personaje con cara de genio, excéntrico, al borde de parecer un vagabundo inglés alcoholizado. Y sus primeras respuestas a las nerviosas, pretensiosas y desacertadas preguntas que le hicieron (giradas de ojos, secos “sís” y “nos”, y “no ses”) no hicieron sino confirmar todo esto. Y fue de una de estas preguntas sin pies ni cabeza que surgió, accidentalmente, una de las frases que demuestran por qué es que ese Stephen Frears con cara de excéntrico es el mismo Stephen Frears que ha sacado junto a Ken Loach y Terence Davies y Mike Leigh la cara por el cine inglés en los últimos años. La historia fue esta: un estudiante coreano-americano, Mark, quería saber cómo es que Frears había conseguido la brillante actuación de Angelica Huston en la secuencia final de The Grifters; pero este tipo no quería cualquier respuesta, no: Mark quería que Frears compartiera con él su “secreto” artístico, la llave para entrar en lo que él seguramente llamaría como “el corazón del actor”. Pero Frears sólo dijo: “yo la dejé hacer lo que tenía que hacer. Ese es su trabajo”. Y Mark, insatisfecho, casi furioso, le preguntó de vuelta: “¿Entonces cuál es su función como director de cine?”. A lo que Frears respondió, sencillamente: “Yo pienso”. Y después de esto describió el set de grabación de una película como un lugar lleno de gente tan, tan ocupada, poniendo luces y armando sets y haciendo llamadas, que nadie tiene tiempo de pensar; y es el director el que hace por ellos esta tarea.

El resto de la entrevista fue una constante evasión de Frears a dar respuestas pretensiosas a preguntas pretensiosas, y una constante y fallida búsqueda de los estudiantes por entender cuál es la clave para dirigir con éxito una película. Al final, lo único que guardé del encuentro fue esa respuesta, y otra reacción inesperada a la increíble pregunta de una mujer que quería saber si el creía o no en Dios. A esto, Frears respondió: “La única razón que tengo para creer en Dios es la existencia de una profesión hecha para mi excéntrica personalidad”.

Elia Kazan (un clásico)

Thursday, June 14, 2007 por Alejandro Martín
YouTube Preview Image

Llevo unas semanas dedicado a ver el cine del Elia Kazan que no deja de conmoverme y de agitarme las entrañas de una manera brutal. Comencé, con Al este del edén, cerrando el ciclo (muy corto por cierto) de películas de James Dean que incluyó esas dos obras maestras que son Gigante y Rebelde sin causa (¿cómo es posible para un actor sólo aparecer en tres películas y aparecer justamente en tres películas de esa estatura y robarse en todas la pantalla?). Y luego me cogió el vicio de Kazan con Nido de ratas, Acuerdo de caballeros y Un tranvía llamado deseo. Creo que en pocas o en ninguna película había visto yo expuestos de esa manera todos los sentimientos y conflictos humanos. Todos los personajes son hondos, todos tienen mil cuerdas que los jalan, cada uno tiene un temeperamento propio tan singular. Todos tan intensos.

En este caso me sobrecogieron especialmente Al este del edén y Esplendor en la hierba. La manera como hila las relaciones familiares, las tensiones, y todo el conflicto entre el amor y el deseo. Todas las contradicciones entre lo impulsivo y lo controlado. Y además las dos películas son tan distintas, Al este compone todas las secuencias de manera perfecta, te atrapa en cada situación, parece que todo va a explotar siempre (un poco eso también es lo que trasmite James Dean). Mientras tanto Esplendor se demora en coger, no tiene esos grandes planos, ni esas secuencias tremendas, pero te va envolviendo hasta que ya estás atrapado. Warren Beaty no muestra nada, y Natalie Wood va creciendo hasta ser inmensa. Al final, uno siente que ha vivido una vida, y que la propia ha sido tocada.

Me obsesionó la figura de Kazan. Que es puesta en entredicho por haber “nombrado nombres” en los interrogatorios de la famosa caza de brujas contra el comunismo en los 50 en Estados Unidos. Al entregarle el Oscar honorario, la mitad del público lo aplaudió y la otra mitad o se quedó sentada en silencio o lo chifló. ¿Cómo alguien que elaboró las fábulas morales más intensas y conocedoras de los conflictos del alma humana pudo ser un soplón, un traidor? Parece que esa experiencia debió marcarlo y quien sabe hasta qué punto darle la pauta de su obra, ya que todas estas grandes películas las hizo después de su traición. Incluso Nido de ratas, en la que Marlon Brando se enfrenta y delata el sindicato que en lugar de protegerlos explota a los trabajadores costeros, parece funcionar como una puesta en escena de sus conflictos, incluso como una explicación de sus actos.

Tengo que confesar cierta tristeza luego de leer la reseña de mi amigo Javier de Ocean’s Thirteen y su visión orgullosa de la ingoracia de los clásicos. Esas dicotomías que presenta entre lo “de verdad” y lo “original” son unos maniqueísmos que le sientan muy mal a alguien que siempre ha logrado ver cómo todo es mucho más complicado que eso. Y su argumentos, aún dentro de una pose de chiste, no dejan de ser ofensivos. Porque hace quedar a los aficionados de los clásicos como unos pedantes y él queda como un tipo sencillo, sincero. Pero lo que hace es presumir. Si la Ocean Eleven clásica es famosa no es por la pureza, sino por los gags. Si las películas de Kazan son un hito no es por detalles técnicos sino por lo hondo que cala (así, como en toda película, los detalles técnicos sean también cruciales y determinantes). Si yo le recomendé el Meliès es porque me da envidia de que en Barcelona haya un sitio en donde se puedan ver estas películas como se deben ver (en pantalla grande). Pero no le daba una “clase de cine”, sino lo invitaba a compartir una experiencia que a mí me conmueve. Pero si Javier quiere ignorar los clásicos para poder seguir dándoselas de ligero, que lo haga. Finalmente lo que uno se pierde no le hace daño. Y yo sentí que viendo las películas de Kazan me hacía daño, y pensaba si no sería más bien un error avivar en uno mismo esas sensaciones tan fuertes, si no sea más bien peligroso jugar idenficarse con esas contradicciones tan violentas y tan cercanas a la locura.

LIVE IS LIFE / PEGUEMOS UN HIT

Wednesday, June 13, 2007 por patxo

En la sala de redacción del lugar donde trabajo alguien puso al viejo Frank Sinatra que canta I Got You Under My Skin, es casi la 1:00 a.m. del miércoles 13 de junio y el trabajo me patea el culo como un yunque de los programas de dibujos animados. ¿Y qué coño hago aquí? No lo sé, tecleando, cortando textos, fracasando, comiendo diversas delicias de paquete (‘maizitos’, rosquillas, galletas Tosh). El viejo Frank se calla y en medio del silencio suena la mono-canción de Opus que tanto se escuchó en las emisoras de los ochenta: Live is life, nanananana. Y pienso que quizás nuestra existencia sea como la de esa banda, esperando el momento, aguardando el instante en que por fin peguemos un hit. El hit de nuestras vidas. No importa que solo sea uno (como les sucedió a los Opus), lo importante es que alguien lo recuerde. Que suene. Que a alguien le importe. Un hit, eso te pedimos, vida; vida puerca de madrugada en martes de oficina. ¿Hay alguien despierto a esta hora? Bueno, va por todos ustedes, Live is Life. Un primero y único HIT.

YouTube Preview Image

IT’S NOT GOING TO STOP / MAGNOLIA

Thursday, June 7, 2007 por patxo

“It’s not / What you thought”. No me culpen por hablar de nuevo de este filme dirigido por Paul Thomas Anderson que tanto me gusta. Creo que está en el top 25 de los filmes que más quiero y repaso. Hablo, de nuevo, de Magnolia (1999). Y quizás lo hago porque hoy me siento como la secuencia que verán a continuación, un momento en que los protagonistas cantan el tema Wise Up, compuesto por esa melancólica chica llamada Aimee Mann (soy uno de sus fans, sí, quizás todas sus canciones suenan igual, pero me gusta y entristece su estilito característico). En este jueves de los mil demonios, con una gripe demoledora, con miles de horas de trabajo por delante les dedico a todos y todas esta cancioncita poco optimista. Para mí esta frase ya se convirtió en filosofía de vida: “No, it’s not going to stop / so, just, give up”. Click en el video. Lamento darles la nota down en este día.

YouTube Preview Image

Ciclo de cine español

Wednesday, June 6, 2007 por Gregorio Sánchez
YouTube Preview Image

Comienza en Bogotá un ciclo de cine español (ver aquí el programa), con una serie de películas relativamente actuales, de las cuales la más conocida es Soldados de Salamina y la que más ha llamado la atención (para bien y para mal) es Las horas del día (ver reseña del Guardian) [algo parecido pero con menos eco internacional pasó con Smoking Room]. También viene un ciclo de cine madrileño de los ochentas, todas películas de culto con todos los excesos del caso. Se trata de Opera prima (Trueba), Qué hace una chica como tú en un lugar como este (Colomo), Laberinto de pasiones (Almodovar) y Arrebato, de Iván Zulueta, de la que es el corto que aquí presentamos, que parece ser la más singular del paquete y cuyo director fue el único que luego no se pasó al mainstream y que tiene además una obra de afiches y dibujos buenísima.

BEFORE SUNRISE / A BOTTLE OF WINE

Monday, June 4, 2007 por patxo

Solo tenían un día, nada más. Se conocieron en un tren que recorría Europa, se bajaron juntos en Viena. Él, Jesse (Ethan Hawke) debe regresar a su país natal, Estados Unidos, para continuar con su gringa vida; ella, Celine (Julie Delpy), deliciosa rubia francesa que no teme decir lo que piensa, no puede evitar interesarse por ese joven romántico que quizás nunca más en su vida vuelva a ver. Esos son los dos personajes de la muy bonita película de Richard Linklater: Before Sunrise (1995), que tuvo su buena continuación en Before Sunset (2004). Es una cinta que sigue por las calles de la vieja Viena a esta pareja que en pocas horas comienza a enamorarse, una que, como comentaba el viejo Roger Ebert, es de ‘conversaciones’, de buenos parlamentos y templadas actuaciones. Es la historia de un amor que se hace posible para convertirse en imposible, el tiempo se acaba, la noche cae, cada uno debe volver a su país, a su vida normal. ¿Volverán a verse después? Hoy los dejo con un par de secuencias de la obra. Verán cómo Jesse logra que le den un vino gratis para bebérselo en la gran noche de su vida, que terminará en el césped de un parque viendo el amanecer con su rubia francesa. Tómense el video de hoy hasta la última gota. Espero que les guste esta película tanto como a mí. Buena semana para todos.

YouTube Preview Image