volver a ochoymedio.info

Top 11 del 2006

Apr 26, 2006 por Alexander Amézquita

Como no me gustan los números pares decidí que fueran once, en vez de diez, las películas elegidas para esta ocasión. Sin embargo, no crean que la tarea fue fácil, pues elegir entre el “bien” y el “mal” en ocasiones no deja dormir.

Y pensando un poco, mientras me desvelaba, me dejé llevar por eso que abunda en los medios de comunicación (sobre todo en nuestros “objetivos” noticieros de televisión): la subjetividad. Y sin mentirme y libre del tentador deseo de parecer un intelectual, hice mi elección sin ninguna pretensión más, que cuánto pude disfrutar con cada una de las elegidas.

Como es mi primer TOP 11 preferí no ubicar a ninguna por arriba o por abajo de otra. Son once películas que vi en distintos teatros de mi ciudad, entre febrero, julio, septiembre o noviembre de 2006. Pero siempre con la misma compañía, eso si fue una constante.

Para hacer esta lista no me importó el presupuesto, o si era europea, latinoamericana o de Hollywood, a decir verdad, no me gusta alardear, frente a mis conocidos, acerca de los ciclos de cine europeo, africano o asiático que por obra del Espíritu Santo, y con algo de retraso, llegan a nuestro país, si igual he pasado tardes enteras frente a las grandes producciones norteamericanas donde lo más llamativo puede ser el diseño del pelo, en tercera dimensión, de aquel inmenso animal. O aburrirme con esas producciones iberoamericanas, donde incluyo el producto nacional, que he padecido por la estúpida convicción de que uno nunca se debe salir de una función, sin importar si es un bodrio de película, si la entrada costó el equivalente de doce cervezas de mil pesos en la plazoleta de Unicentro en Cali, o si en vez de causarme miedo o terror termino muerto de la risa.

Sin más preámbulos entrego mi lista de mejores películas en el 2006, aclaro que no todas fueron producidas este año, incluso el anterior, pero como tan sólo las pude ver en estos últimos doce meses no me importó elegirlas:

a) Volver: verla me dio la tranquilidad de volver a ver a Penélope Cruz en una actuación de respeto, sin tanto maquillaje y traje Christrian Dior. También respiré profundo al confirmar que no todo en España estaba jodido, gracias cultura popular española revoltijo de tomate, aceite de oliva, mariscos y patatas, es que hoy en día, y con tanto inmigrante que tenemos en España, no dejan ver más que los diseños del Paseo de Gracia en Barcelona o la pasarela Cibeles en Madrid.

b) C.R.A.Z.Y. : David Bowie, Pink Floyd, Charles Aznavour, Patsy Cline, entre otros, hacen parte de la banda sonora de este film canadian viagra canadiense. Fuerte la dosis, ¿no les parece? Y eso que se me olvida que es la historia de un chico que nace justo el día de navidad, en una familia clase media-católica-canadiense y además es homosexual. Fuerte ¿no? Pues sí, y así la narración nos lleva desde su nacimiento hasta la adultez, que comparte con su padre en medio de un sentimiento, no tan atípico en nuestros tiempos, de amor-odio.

c) Los Infiltrados: en ella comprobamos que los verdaderos directores de cine si existen, pues es Scorsese, disculpe la confianza, él que hace posible que veamos a un actor como Leonardo di Caprio actuar. Además nos devuelve la posibilidad de extasiarnos con una producción que yo incluiría dentro del denominado Film Noir. Sombras, primeros planos, policías, ladrones, traiciones, intrigas, bandoleros, narraciones paralelas, flash-back, putas, no muchas en este caso pero uno las asume, se las imagina, en fin, una película que vale la pena repetir.

d) El Colombian Dream: planos definidos, narración a través de un muerto, droga, Girardot… El Colombian Dream es una película que elegí no por ser colombiana, sino porque me encontré con una mirada como cuando se está bajo los efectos del alcohol, o la droga o cualquier pepa de esas que valen 20 mil. Una historia donde lo que siempre escuchamos que le ha pasado al amigo de un amigo sucede. Por fin, hace tiempo que no veía una historia que todos conocemos pero que no tienen ni nombre ni ciudad ni cantidad ni calidad, pero esta si que la tiene. Sírvase una, cómo la prefiere: ¿amarilla azul o roja?

e) Superman: no me importa tener que decir que esta película es una de las mejores de 2006. Y qué. Con secuencias tan espectaculares como el rescate del avión o el envío de un nuevo continente al espacio queda uno con una sonrisita particular. Una película que humaniza al súper héroe de todos los tiempos y que no se aleja de la trama narrativa para salvar gatos en árboles o viejitas en una esquina del Central Park, se me olvidó que esto es Metrópolis, pero no importa, esta es una producción con diálogos, actuaciones y una historia valiosa que no podemos perder de vista.

f) La Princesa Massai: el amor lo obliga a uno a hacer cosas que todavía no están escritas. Y esta historia es una de esas, bueno, un lugar llamado África, una chica europea, dos culturas, la planicie africana y una historia de amor que, a pesar de tener sus momentos empalagosos lograr mostrar que ante la terquedad del amor es poco lo que podemos hacer.

g) Elsa & Fred: sé que es complejo admitirlo pero esta historia me resulto humana, sencilla, sensible y muy bien actuada, no olvidaré aquella canción que hace de banda sonora y que repica por casi toda la película sin enterarnos: “Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti…” canta Serrat mientras una anciana conduce por las calles de Madrid. Buena película, gran historia y un poco de lágrima… tanta telenovela terminó “perturbándome”.

h) 20 centímetros: Marieta (Mónica Cervera) ya no quiere llamarse Adolfo. Sencillo. Aún más sencillo es que desea, por encima de cualquier cosa, cortarse sus VEINTE centímetros que le sobran en la entrepierna. Marieta cada vez que duerme sueña que es una gran artista de musical, baila, canta, usa trajes de luces y colores, es bella y todos los hombres quieren con ella, y entre tantos temas vale la pena resaltar “True blue” y “I want to break free”. Historia marginal, de outsiders que se pasean por la calles de Madrid con enano incluido y prostituta colombiana.

i) Macht point: no me vayan a odiar pero esta historia es tan buena que pudo haber salido de cualquier escritora de telenovela venezolana. Y eso es lo que más me cautivó de esta película, que es un verdadero melodrama de más de dos horas de duración y rodada en Londres, donde un joven arribista hace lo que sea para conseguir estatus social, dinero y amor, todo junto como una molotov. Scarlett Johansson, más que una simple mujer bella y sus dos compañeros masculinos Jonathan Rhys-Meyers y Matthew Goode si que lo hacen bien.

j) Las tortugas también vuelan: llego el momento de las historias tristes, conmovedoras y trágicas. Sin embargo, uno termina por comprender que esta vida, nuestra vida, es sencilla y de lo más normal. Claro si vivimos en una gran ciudad de Colombia y en un barrio lejos de la periferia. De lo contrario no se escapa uno de ver niños con miles de problemas y angustias como los que viven estos niños en medio de la guerra de un Irak destrozada por fuera y por dentro.

k) Capote: una historia que todos conocen es una historia que puede no llamar la atención, pero aunque uno sepa, todo lo que puede saberse acerca de A Sangre fría y su talentoso autor Truman Capote, nunca será suficiente. Y es por eso que llegué al cine y aún no logro olvidar la interpretación que Philip Seymour Hoffman hace de este ser humano tan despreciable como sensible como cínico como no nos queremos ver. Realmente vale la pena, sobre todo porque no es el manual de cómo escribir una buena crónica que se convertirá en una novela obra de arte de la literatura, para eso lea a Tom Wolfe.

Allí están, once películas que considero once buenas producciones para disfrutar, por ejemplo el uno de enero cuando ya no se quiere saber nada de arbolitos de navidad o las promesas del año nuevo.

Comentarios deshabilitados .