volver a ochoymedio.info

Mis diez mejores del año

Mar 25, 2006 por Andrés Borda

1. The departed: Es una de las mejores películas de Scorsese. ¿Qué más hay que decir? Mas bien hay que ir a verla, si es que no lo ha hecho; y si ya lo hizo, repítasela; y si lo hizo y no le gustó, pues dele otra oportunidad. Yo ya la he visto tres veces, y sigo fascinado. Scorsese es lo máximo cuando tiene un buen guión para trabajar, y aquí no tiene un buen guión, tiene uno brillante, genial, increíble. William Monahan no se limitó a transcribir al inglés Infernal affairs (la película en la que se basa), la transformó y la convirtió en otra cosa, mucho más compleja y emocionante.

2. Historias de familia: Se puede encontrar en los alquileres, pues nunca llegó a cine. Los gringos, el año pasado, dijeron que era una de las mejores películas del 2005. Yo creo que uno podría mirar todo lo que vimos en cine en el 2005 y el 2006, e Historias de familia –la segunda película dirigida y escrita por Noah Baumbach- seguiría entrando en el ranking. Dura 76 minutos (unos minutos más que la mitad de Casino Royale), y parece perfecta. Uno no para de reírse, pero sería un error catalogarla como una comedia. Los fans de Wes Anderson la agradecerán.

3. El niño: sin música, sin trucos narrativos, sin actores profesionales, El niño, de los hermanos Dardenne, podría haber sido una película muda. Es sobre una mamá, un papá, y un hijo recién nacido que casi vende el segundo al mercado negro. Uno podría decir que es un drama que se salvó de convertirse en una tragedia, dispuesto a seguir, sin juicios morales, un hecho horroroso libre de culpables.

4. Matador: mi reseña de esta película la titulé diciendo “¿Por qué no hacen más películas como esta?”, y la concluí, citando a Juan Carlos González, brindando por el buen cine. Lo mejor es que se hagan los bobos frente a todas estas idioteces, y más bien se pongan a buscar esta “joya invisible” (sigamos usando las frases de cajón) que merecía mucha más publicidad y distribución de la que recibió en el país. Es sobre un asesino a sueldo, y su único amigo. Es, mejor dicho, sobre una improbable amistad que nos hace reír de principio a fin. Es una gran película. Vayan a verla, por favor.

5. Munich: Steven Spielberg metió la mano en el conflicto entre Israel y Palestina para repetirnos, contundentemente, el refrán de toda la vida según el cual la violencia sólo genera más violencia. Como bien dijo una periodista el día del estreno, es una película triste.

6. Paraíso ahora: lo que otros llamarán “la otra cara de la moneda” de lo que vimos en Munich no es sino otra efectiva y compasiva apología a la paz. Esta película palestina nos deja fríos, a los espectadores, con imágenes secas, directas, claras, sin música ni explosiones ni nada, que siguen el lamentable curso de la vida de sus protagonistas mientras son devorados por la guerra.

7. Cars: Es Pixar, partiendo otra vez de una premisa absurda y convenciéndonos de cosas que creíamos tontas y absurdas por los cortos promocionales. Es en verdad muy curioso cómo una historia con carros que hablan y con ojos en las ventanas puede llegar a ser mucho más conmovedora y convincente que cientos de las cosas que vemos en el cine, con actores reales y de carne y hueso.

8. Match point: En casi todos Match Point dejó la impresión de que Woody Allen se había, por fin, reivindicado después de una serie de descaches. Lo cierto es que ver esta película es como volver a los tiempos de Crímenes y pecados, solo que en Londres y sin Woody Allen.

9. Brick: todos los protagonistas de esta inusual producción norteamericana están atrapados en una trama policíaca y oscura que no encaja del todo con el escenario que nos plantea –esto es, una secundaria. Brendan, el protagonista, es un tipo común y corriente que tendrá que averiguar quién asesinó y por qué a su reciente ex novia; y de ahí en adelante Brick se convierte en phentermine375mgcapsule.com un clásico ejemplo de cine negro en donde estamos más que dispuestos a aceptar que personajes de dieciocho años hablen como lo hacía Humphrey Bogart en El halcón maltés. Es todo un hallazgo esta película de Rian Johnson.

10. Pequeña Miss Sunshine: es una película de superación para excéntricos, y es reconfortante saber que está ahí, para el que quiera. Steve Carrell demostró aquí que no era sólo un virgen de 40 años, sino que bien podía ser, también, un homosexual fanático de Proust, y seguramente muchos otros personajes. Y si algo podría ser usado como slogan publicitario de esta película, es que uno sale, después de verla, con la certeza de que el mundo puede ser un lugar maravilloso para cualquier persona. Es muy agradable ver películas que se ocupan de todos los personajes que la televisión y la publicidad olvidan (los gordos, los feos, los deprimidos, los fracasados), y que siguen buscando en el cine su último refugio. Ojalá llegue al país, ya sea en cine o en video.

Un comentario para “Mis diez mejores del año”

  1. Isabel dice:

    noo en video no. que lleguen todas en cine! que rabia ver buenas peliculas en video, el video es para las peliculas que han existido desde siempre o para las comedias romanticas que solo se pueden ver un domingo por la tarde.